El aumento de palomas torcaces obliga a un ayuntamiento a idear cómo espantarlas

1 febrero, 2019 • Noticias de caza

Los servicios municipales de Palencia han capturado 2.097 palomas cimarronas durante 2018 mediante trampas en almacenes de grano y comunidades de vecinos.

El Ayuntamiento palentino reconoce que el problema lo tiene con el incremento de palomas torcaces porque son más complicadas de capturar.

Las palomas se han convertido en unas ciudadanas más de Palencia. Aunque estas vecinas con plumas no aparecen en el censo, parece que su número se está incrementando en los últimos años, una circunstancia que ha llevado al Ayuntamiento a adoptar una serie de medidas que persiguen el objetivo de rebajar su presencia en la ciudad y, a la vez, tratan de reducir su incidencia en ella. El programa de control de plagas municipal ha servido para capturar 2.097 de estas aves a lo largo del pasado año, una cifra similar a la de campañas pasadas, tal y como indica el concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento, José Antonio Marcos.

La empresa concesionaria de este servicio, Urbaser, se encarga de mermar la población de estas aves mediante tres estrategias distintas. La primera de ellas es la colocación de un cebo en distintas partes de la ciudad que permite atraer a varios ejemplares para, posteriormente, capturarlos mediante un sistema de red. Esta artimaña dio unos excelentes resultados en campañas anteriores, pero solo ha servido para capturar 87 palomas durante todo el año pasado, una cifra muy inferior a la de anteriores ocasiones.

Las trampas se han colocado en lugares en los que habitualmente se suelen ver palomas, como en Jardinillos, en la plaza de San Francisco, en la de la Inmaculada o en la de la Constitución, entre otras, pero el concejal asegura que, pese a la buena ubicación de los cebos, no se han conseguido los objetivos esperados mediante esta práctica. «No sabemos por qué ha sucedido esto. Tal vez no hemos hecho bien el cebado en algunas ocasiones y, en otras, cuando las vamos a capturar, hay personas que las espantan», afirma el concejal.

La segunda de las estrategias que se ha puesto en marcha para rebajar la incidencia de estos animales en la ciudad es la intervención en los almacenes de grano anexos a la ciudad, sobre todo de la zona de Viñalta, donde las palomas acuden a comer cuando no hay alimento en el campo. La colocación de trampas en estas zonas ha servido para capturar hasta 1.300 de estas aves y ha permitido mermar considerablemente su población.

Por último, como novedad este año pasado, se colocaron unas jaulas trampa que se han ido instalando a demanda de los propios vecinos en aquellas comunidades en las que la presencia de palomas era un problema. Mediante esta técnica se ha logrado dar caza a 710 de estas aves y se ha permitido acabar con algunos de los perjuicios que causan a los palentinos. No obstante, este sistema solo logra capturar a animales en determinadas épocas del año, tal y como explica el concejal. «En invierno tenemos que suspender este tipo de capturas porque se usa un palomo para atraer al las palomas, y esto solo nos funciona en época de celo», afirma Antonio Marcos, que apunta además que en los próximos días se retomará este servicio. Los buenos resultados obtenidos con las trampas a demanda ha llevado al Ayuntamiento a proyectar el crecimiento de es este tipo de tácticas de capturas. «Vamos a aumentar el número de jaulas y de intervenciones», asegura el concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento.

Palomas torcaces

El gran porcentaje de las palomas que viven en la ciudad son bravías cimarronas, de la especie Columba livia. No obstante, hace unos años se está observando un incremento de las poblaciones de paloma torcaz, contra la que se está luchando mediante la retirada de los nidos. «Las torcaces anidan siempre en los árboles, en ocasiones incluso en las ramas bajas, y lo que estamos haciendo es recoger los nidos y retirarlos», enfatiza Marcos.

El número de especímenes de torcaz que residen en la capital se ha visto incrementado notablemente en los últimos años y desde el Consistorio aseguran que no se han quedado con los brazos cruzados ante esta situación. «Intentamos hacer lo que podemos, pero no es fácil. La paloma común está bastante controlada, pero el problema nos viene por las torcaces, que antes migraban y ahora no lo hacen. Estas son más complicadas de capturar porque no acuden a los cebos y solo se agrupan en determinadas zonas, ya que suelen ir en parejas», explica el concejal de Medio Ambiente, que está estudiando actualmente un plan para reducir la población de esta especie en la capital.

El Ayuntamiento no ha querido desvelar sus planes para rebajar el número de palomas en la ciudad. No obstante, al parecer, se está estudiando combinar las acciones de control de cría con una batería más ofensiva mediante la suelta de rapaces en los itinerarios de vuelo de las bandadas y en las zonas verdes más afectadas. Además, se está barajando la posibilidad de utilizar ahuyentadores con sonidos de alerta. Se trata de acciones de dispersión, porque con la torcaz, en principio más desconfiada, no valen las trampas que se utilizan con la bravía, hasta ahora la más común en la ciudades europeas.

Dentro de la batería de ideas que manejó en su día el Ayuntamiento para atajar este problema, se encuentra el uso de un pienso especial que esteriliza a las hembras y les impide criar. Esta estrategia, que tiene un funcionamiento similar al de la píldora anticonceptiva, se decidió declinar porque para que sea eficaz es necesario que las aves coman cada día entre 8 y 10 gramos de un pienso impregnado de un compuesto anticonceptivo. Las poblaciones que viven en Palencia no solo se alimentan en la urbe, como sucede en ciudades más grandes, como Madrid o Barcelona, y esa dispersión en los cebaderos no garantiza la ingesta de este tipo de pienso. «Las palomas entran y salen de Palencia cada día y es bastante complicado conseguir que coman este pienso todos los días», concluye el concejala.

Informa Marco Alonso para elnortedecastilla.es


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *