El 20% de cazadores extranjeros vuelve a Castellón de turismo familiar

14 Octubre, 2016 • Noticias de empresas

El turismo cinegético en la provincia de Castellón goza de buena salud a día de hoy. Al menos, en relación a la presencia de cazadores procedentes de multitud de países de Europa. Así lo confirma el director de la empresa Salvaforcaza -especializada en atraer clientes a la provincia de Castellón que quieran batir en los terrenos disponibles para tal fin, destacando sobre todo la cabra hispánica como «especie en alza» en la provincia-, Salvador Monforte.

Dos cazadores en una jornada en el monte. | El Mundo

Dos cazadores en una jornada en el monte. | El Mundo

Asimismo, dentro del incremento del «50% de turistas de caza extranjeros registrado en los últimos cinco años», Monforte cifra en un «20%-aproximadamente-» el número de cazadores europeos que vuelve por segunda vez a la provincia de Castellón.

«Desde mi experiencia, he presenciado varios regresos de cazadores extranjeros, que regresan a Castellón con sus familias para disfrutar de la provincia, la cual les ha gustado mucho», detalla Monforte. El responsable de la gestión de la empresa Salvaforcaza detalla zonas como «las costas de Peñíscola, Vinaròs y Benicarló», como terrenos de costa más visitados, y «municipios del norte como Morella y el resto de localidades de Els Ports», como ‘lugares estrella’ donde los cazadores practican turismo rural.

En esta misma línea, Monforte recuerda que «la caza es incompatible con la civilización, por eso se practica en municipios con pocos habitantes, alrededor de unos 30 como mucho». No obstante, continúan relatando desde Salvaforcaza, el turismo de caza ayudar a revitalizar así dichas zonas que, posteriormente, vuelven a ser visitadas por los cazadores. Una vez abandonan los territorios, los cazadores europeos «dan a conocer en todo el mundo la provincia, a través de realización previa de fotografías y vídeos», señala Monforte. «Los pueblos, los hoteles y la gastronomía, de esta forma, se dan a conocer, evitando el cierre», explican desde Salvaforcaza.

«El territorio que tenemos en la provincia, aunque a veces lo olvidemos, es encantador. Los cazadores quedan impactados por su belleza y planean viajes familiares para volver a visitarlo», celebra Monforte. La caza, así, se convierte en un incentivo que tiende a revalorizar el territorio castellonense.

Por otro lado, Monforte considera que desde la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio climático y Desarrollo rural deberían regular mejor la asignación de especies para la caza. «Este año hay una reducción muy destacada, y el año siguiente, por tanto, habrá demasiada población, cifrándose así más daños en los cultivos y en los propios animales».

Informa: elmundo.es

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *