Voces de caza

Eddie Puyjalon: «Para defender la caza se debe confiar en la política, el campo científico, el jurídico y los medios de comunicación»

21 marzo, 2017 • Entrevistas

Soy Eddie Puyjalon, el presidente del partido Caza, Pesca, Naturaleza y Tradiciones (CPNT) y estoy orgulloso de ser rural, cazador y pescador. Me gustan nuestras tradiciones culturales, de ocio y gastronómicas que constituyen los puntos fuertes del modelo de sociedad de la Francia rural que defiendo. Tengo 56 años, estoy casado desde hace 36 y tengo una hija que también practica la caza. Mis raíces son rurales: dos abuelos cazadores y pescadores y mis padres son los dos cazadores también. Comprenderán que la caza esté inscrita en mis genes y que la practique desde que era niño. Mi carrera profesional está vinculada a la química y a la región de Burdeos, terminando mi carrera como directivo de una empresa local, actualmente bajo dirección española. En la actualidad, soy diputado regional de la región Nueva Aquitania, desde donde lucho cada día para defender mi ideal de vida.

¿Cómo entra la caza en su vida?

Desde pequeño, siempre he acompañado a mi padre y a mi madre a cazar cuando tenía tiempo libre, o a mi abuelo cuando no tenía colegio. Hacíamos de todo: desde poner trampas hasta mi primera escopeta de balines, en aquella época era lo normal entre los niños de la zona, dábamos vueltas por el pueblo con tirachinas y piedras redonditas o bolindres para tirárselos a los pájaros. Después, cuando con 16 años ya me pude sacar mi permiso de caza, me dediqué a cazar conejos, liebres, codornices; empecé a utilizar mis primeras armas de cazador para la caza menor y la de aves acuáticas.  Desde beagles hasta  cockers, pasando por los setters (inglés o gordon), para la caza menor, cazaba un poco “al salto”. En aquel momento la caza mayor no se practicaba en el suroeste de la Francia como ahora.

¿Qué modalidades practica y ha practicado? ¿Por qué prefiere la caza de acuáticas sobre las demás?

He practicado la caza con perros perdigueros para caza menor y para perdiz, también utilicé un spaniel que me acompañaba para la caza de patos. Incluso asistí a algunos concursos de San Huberto con una cocker. Con ella, terminé segundo de Francia. Desde mi primera licencia, he cazado «al aguardo», una cabaña de caza tradicional desde la que, en Francia, se practica la caza por la noche con reclamos para atraer a los patos. Durante varios años, también he cazado palomas en una especie de aguardo de camuflaje que construí en la parte superior de un roble de 18 metros de altura. Pero la práctica de estas dos cazas era imposible, porque muy a menudo me encontraba desfasado con respecto a las aves migratorias, cuando los patos venían, yo estaba en el aguardo y,  al revés, cuando las palomas estaban allí, yo me encontraba cazando patos.

Pero como dice el refrán, no siempre se pueden matar dos pájaros de un tiro, así me dediqué exclusivamente a la caza de patos y  ocas, que sigue siendo para mí una de las más bellas y emocionantes cacerías tradicionales. En esta modalidad de caza hace falta mucho trabajo, preparar el mejor juego de reclamos, mantener su territorio para que el humedal resulte acogedor, perfeccionar la postura de los reclamos y formas de plástico. Es todo un arte cinegético que hay que recuperar, practicándolo, siendo observador y astuto. Finalmente, la emigración de patos y ocas siempre encierra para mí un misterio y las noches de caza son propicias para la reflexión. Te encuentras en total inmersión con los elementos de la naturaleza y te sientes el actor privilegiado de una naturaleza cambiante. Los cazadores de aves acuáticas somos los observadores nocturnos de espectáculos que son efímeros, y que a veces se representan para el único espectador de la noche que somos nosotros.

¿Qué valoración hace de la caza mayor en Francia?

Por falta de tiempo, me dedico poco a la caza mayor en batida y si tuviera la oportunidad, cazaría más a menudo al acecho. Hoy en día, proliferan los jabalíes en Francia. El venado está en constante auge y los ciervos son también muy numerosos. Una situación que se convierte, en algunas provincias, en complicada de gestionar, con daños cada vez más importantes que es necesario tener en cuenta. Nunca he tenido la oportunidad de practicar caza mayor de  montaña, pero me consta que se da bien en muchos macizos alpinos.

Y en cuanto a la caza menor, ¿qué diría?

La caza menor está en peligro de extinción. Aunque algunas zonas todavía mantienen poblaciones de perdices salvajes, roja y gris, son cada vez menos numerosas a nivel nacional. El conejo regresa, pero también se mantiene en una situación complicada, al estar expuesto a enfermedades, plagas y parásitos. La liebre sigue estando presente en muchas provincias, concretamente gracias a los planes de gestión, aunque también está expuesta a enfermedades y pesticidas. El faisán salvaje sigue siendo una excepción. Algunos casos de repoblación con éxito han permitido la recuperación de razas locales. La codorniz sigue estando presente año tras año. De manera general, las principales causas de la desaparición de la caza menor son las enfermedades, los modelos agrícolas, los insecticidas, la pérdida de territorio y el gran número de depredadores. Quedan aún por gestionar determinados casos, como la perdiz o la becada.

¿Hasta qué punto ha influido la caza en su trayectoria profesional o personal?

La caza sin duda me salvó de los excesos de los años 70 y 80. Pasaba mucho tiempo cazando, mientras que otros chicos se dedicaron más probar nuevas sustancias o los excesos festivos de la época. Posteriormente, un accidente de caza también me marcó profunda y permanentemente. Sin embargo, menos de 20 días más tarde, estaba a la caza del pato. Mi esposa sabía que se casaba con un cazador y que iba a compartir mi vida con esta abrumadora pasión. Más tarde me convertí en activista político del partido CPNT en la década de 1990, concretamente para defender la tradicional caza de la tórtola en el Médoc. No la cazaba, pero estaba defendiendo la caza de mis amigos de Médoc. Participé en todos los eventos importantes nacionales, regionales o provinciales para defender la caza hasta el año 2002, en el que con  la llegada de los ecologistas al poder y su voluntad de prohibir la caza de noche y la del domingo, fue insoportable. Decidí entonces comenzar la lucha contra aquellos que querían prohibir nuestras prácticas ancestrales, que abiertamente denigraban a los cazadores en el Parlamento, ¡ofendiendo a mis padres, a mis abuelos y a todos los cazadores de Francia!

Me afilié al partido político CPNT y con algunos ahorros me lancé en campaña contra aquellos que estaban en el poder y que querían prohibir que practicara mi pasión. Aquel año, ¡empecé la resistencia contra los detractores de la caza y contra los ecologistas anti-caza!

Ese fue el comienzo de quince años de políticas intensivas, de múltiples compromisos en todas las elecciones, política nacional, europeo, regional y local. En cualquier sitio con tal de hacer oír la voz de los campesinos, cazadores y pescadores, incluso de los aficionados. También se convirtió en una doble carga para mis seres queridos, porque además de la caza, la política me alejaba de mi familia, quitándome cada vez más tiempo. La amplitud de mis horas dedicadas al CPNT fue inversamente proporcional a la situación del partido… Solía pasar regularmente de 6 a 8 horas al día dedicadas a la política del Movimiento, de manera voluntaria. Por supuesto, es una gran responsabilidad. No podemos decepcionar a nuestros afiliados, debemos estar siempre abiertos al debate y no cometer errores. Cuando te presentas a unas elecciones, estás exponiendo a tu familia y a tus parientes. Cuando estás en un pequeño partido como el CPNT, a menudo te conviertes en el factor de medida del estado de ánimo de los votantes. Así, el CPNT nunca estuvo tan arriba como cuando los ecologistas en el poder quisieron prohibir la caza. Pero cuando la alternancia política volvió para restablecer la caza, muchos cazadores satisfechos volvieron a votar a su partido de origen y otras cuestiones sociales. Es injusto, pero es así.

Actualmente es presidente de Caza, Pesca, Naturaleza y Tradiciones (Chasse, pêche, nature et traditions, CPNT). ¿Cómo definiría la trayectoria de esta formación y hacia dónde avanza?

Soy el cuarto presidente del CPNT. Antes que yo, lo fueron André Goustat en 1989, Jean Saint-Josse y Frédéric Nihous. Fue en 1999 cuando CPNT dio la campanada en las elecciones europeas con 6 diputados europeos. Los cazadores franceses hicieron una entrada muy destacable en el Parlamento Europeo. Luego vino el 2002 con el avance de Jean Saint-Josse en las elecciones presidenciales, con casi el 5% de los votos y más de 1 millón de votantes. CPNT se puso por delante de muchos otros partidos políticos. Con esas cifras, que sorprendieron a los medios y al panorama político, los principales partidos políticos intentaron sin éxito anular este partido. Sin embargo, de nada se ha librado el CPNT: de los cambios de los modos de escrutinio en las elecciones, del tamaño de los distritos electorales europeos, incluso de unos cuantos golpes bajos… El partido ha resistido a la voluntad política de los dos grandes partidos en Francia que querían el bi-partidismo.

Los buenos resultados del CPNT sirvieron para sensibilizar a los políticos, que  corrieron a utilizar la cuestión de la caza en sus discursos y  programas. A veces, sorprendentemente, en territorios muy cazadores, encontrabas la caza estaba en el centro de la campaña electoral. Posteriormente, con la alternancia, la derecha junto con el CPNT instauró muchas leyes de caza , por lo que estaba menos amenazada. Al  mismo tiempo, frente a estos avances, los cazadores estaban menos interesados en votar al CPNT. Nuestro partido no puede sobrevivir siendo independiente, dados los reveses en las elecciones europeas y regionales que le costaron muy caro al CPNT. No podía existir una alianza con la izquierda, a su vez aliada a los detractores de la caza, por lo que nos posicionamos con la derecha. Este cambio nos costó la pérdida de miembros de la izquierda, pero permitiéndonos participar en la defensa del mundo rural, desde una perspectiva asumida de derechas. Varias leyes apoyaron esta coalición. El presidente de CPNT, Frédéric Nihous, hacía campaña junto al presidente de la República, que en aquella época era Nicolas Sarkozy, abogando por la vida rural, la caza y contra ecología punitiva. Actualmente, el presidente del CPNT es referente nacional para la caza en el equipo del candidato de la derecha en las presidenciales y participamos en la elaboración de su programa de caza. Esta situación es un reconocimiento del CPNT dentro del panorama político nacional francés.

Para favorecer aquello que defiende, ¿qué logros destacaría que se han conseguido a través de CPNT y qué batallas principales quedarían pendientes?

Como ya he explicado anteriormente, el CPNT puso la caza en el centro del debate político en numerosas campañas electorales. Luego fue la idea de ruralidad defendida por el CPNT la que entraba de lleno en los programas de todos los partidos políticos franceses. Muchas leyes de caza vinieron a restablecer relaciones entre los cazadores y la derecha, que estaba en el poder. Hemos negociado a favor de la ley que establece el delito de obstruir la caza con el presidente Nicolas Sarkozy. El mayor cambio de política medioambiental en las nuevas regiones son fruto también de nuestras buenas relaciones con los presidentes de estas dos regiones, Xavier Bertrand en  Hauts-de-France y Laurent Wauquiez en Auvergne-Rhône-Alpes. Varios presidentes de federaciones de caza están en puestos clave en la región, la eliminación de las subvenciones a quienes se oponen a la caza o la asignación de subvenciones a las federaciones de caza para gestionar el medio ambiente. Un verdadero cambio en la política ambiental.

La única pena del CPNT fue perder por pocos votos de los diputados (36) la modificación de la Directiva 79/409 CEE.  Ahí se perdió una excelente ocasión para los diputados del CPNT para federar a un gran número de miembros. Por desgracia, faltaron varios diputados europeos, tanto franceses como del Frente Nacional y socialistas. Todavía conservamos el correo de un importante diputado francés socialista comunicando a ‘su’ presidente de la República que era posible modificar la consigna en aquella ocasión, aunque insistiendo en que el beneficio político no recayera en el CPNT, así que no lo hicieron, no apoyaron nuestra propuesta de enmienda.

CPNT lleva más de 20 años intentando ganarse la confianza de los cazadores franceses. Consiguió un apoyo numeroso en 1999. ¿Qué ha faltado para recibir apoyos de forma creciente desde aquellas elecciones?

En 1992 sacamos 29 diputados regionales, luego en 1999 fue el ascenso de las directivas europeas, la red Natura 2000  así como de numerosas amenazas que se cernían sobre la práctica de la caza en Francia. El CPNT fue liderado por una oleada de  cazadores enfurecidos y los presidentes de federaciones de caza que las que formaban parte. ¡Hay que recordar que más de 200.000  cazadores se manifestaron en 1998 en París, en el Champ-de-Mars, para mostrar su enfado! Desde entonces, los partidos que estaban en el poder no se han encarado frontalmente contra los cazadores,  incluso han llegado a intentar cortejarlos. La caza se ha mantenido en las zonas Natura 2000. Varias leyes de caza han contribuido a mejorar el ejercicio de la caza y la gestión de las federaciones  ha mejorado tras su reconocimiento como asociación para la protección de la naturaleza, etc.

Todos estos elementos han contribuido a suavizar la ira de cazadores, pero también a tener menos razones para votar a nuestro partido. Los cazadores han votado a otros movimientos sociales en juego en las diferentes elecciones: empleo, inmigración, las pensiones y muchos otros aspectos. Nos alejamos de una parte de nuestro electorado posicionándonos con la derecha en contra de la izquierda, asociada a los Verdes anti-caza. Luego, el voto de la extrema derecha llegó a muchos votantes vinculados a la cuestión de la inmigración en Francia. Actualmente, nuestro electorado se ha estabilizado en el marco de un pesimismo político y una falta de confianza por parte de los votantes, desde el rechazo de la izquierda tras sus malos resultados de gobierno, hasta el de la derecha tras sus escándalos. El CPNT habría tenido posiblemente un as en la manga en las elecciones legislativas de 2017. Pero creemos que la lealtad, la sinceridad y la ejemplaridad son valores importantes y que son nuestra marca. Así que continuamos apoyando a la derecha, firmando con ellos un pacto de cara a los próximos cinco años.

Para muchos, la caza es parte de sus vidas, ¿pero cree que los cazadores apostarían por un partido político como CPNT en Francia o ANATUR en España para que gobernase su día a día?

Este año, habría podido participar en las primarias de la derecha y del centro en las elecciones presidenciales. Por supuesto, hemos elegido otra opción, y no rebajar la  función presidencial a simples cuestiones de medio ambiente o incluso de ruralidad. Aunque  la vida rural ocupa el 80% del territorio nacional,  sólo somos un poco más del 20% de habitantes en dicha zona. Claro que me habría gustado hablar de ruralidad, de agricultura, de ganadería, de cría, de caza, de pesca… de nuestra sociedad rural en general. Sin embargo, optamos por la responsabilidad siendo un partido libre y asociado con la derecha francesa. Obviamente, los miembros del CPNT hacen un excelente trabajo, cada uno desde su puesto, como municipios, regiones, provincias. Consideramos que aportamos un camino de autenticidad y que somos creíbles en el terreno de la vida rural, de las tradiciones, de la caza, de la pesca, de la agricultura, de la ganadería, de la  cría, etc. Nos aprecian por ello y nuestros discursos dan en el clavo.

He tenido el honor de tomar varias veces la palabra en reuniones muy importantes, a menudo entre los dos expresidentes, y los discursos sobre nuestros valores fueron bien recibidos por el público. Creo que tanto CPNT como ANATUR tienen razones de peso para situarse en las política públicas y en la defensa del mundo rural. Pero para ANATUR el futuro quizá le depare una ruta similar a la del CPNT. Por supuesto, las elecciones municipales son una reserva de votos para un partido nuevo como ANATUR. Las elecciones legislativas pueden sin embargo dar sorpresas con buenos resultados. Luego, además, hay que tener en cuente el funcionamiento interno del partido con sus miembros y sus contribuciones y la financiación política en las elecciones. El verdadero riesgo se encuentra a nivel de cuestiones financieras , durante las elecciones más importantes, como las europeas o las regionales. Un fracaso hace descender las cuentas. Sin embargo, ANATUR debe hacer su propio camino y analizar si su posición es la correcta, si debe evolucionar en la estrategia, etc. La larga serie de la vida política nacional y tal vez algunas bellas páginas de la historia política por escribir en España…

En España, ANATUR, UNAC, ONC… Muchas siglas para un mismo fin: la defensa de la caza. ¿Cómo valora esta diversidad de organismos?

Existe la misma diversidad en Francia. Pero no debemos mezclar las cosas. El CPNT ha cortado las demasiado estrechas relaciones con las Federaciones de caza para evitar las sospechas de financiación y poner una barrera entre la política y las asociaciones . Por lo tanto, las Federaciones de caza, las grandes ONG especializadas se dedican a lo cinegético, mientras que CPNT y  ANATUR, se dedican a la política.

Cazadores españoles, franceses o ingleses, ¿tienen más semejanzas o diferencias?

Los cazadores europeos se parecen mucho: los ingleses, los españoles, los franceses, los italianos practican la caza bajo variantes similares, manteniéndose intacto el espíritu de la caza. Los italianos han intentado crear en numerosas ocasiones  un partido político para defender la caza; en Inglaterra, muchos cazadores franceses cruzaron el Canal de la Mancha para apoyar las monterías. Somos iguales y debemos ser solidarios.

¿Qué similitudes y diferencias encuentra entre la Oficina Nacional de la Caza y la Fauna Silvestre (ONCFS) y la Real Federación Española de Caza?

Me ha sorprendido comprobar que estas dos organizaciones no estaban a menudo en contacto. El trabajo a la defensa de la caza debe ser compartido con más frecuencia y, en general, todos los líderes de la caza en los Estados miembros deben preocuparse por su futuro y compartir las acciones implicadas regularmente. La ONCFS realiza numerosos trabajos con fines científicos y a menudo son reconocidos por su calidad.

Actualmente, la caza está siendo atacada y puesta en duda por parte de la sociedad. ¿Lo es por críticas radicales de un sector social o porque se ha descuidado la imagen?

La caza ha vivido durante mucho tiempo olvidando la comunicación con la sociedad, permaneciendo cada vez más alejada del mundo rural y sus actividades. Hicimos nuestro el refrán francés: ¡Para vivir feliz, hay que vivir escondido! La llegada de los ecologistas anticaza, las asociaciones de opositores a la caza y luego los ecoterroristas animalistas,  los «saboteadores de la caza» en Inglaterra, en Francia el ROC (Unión de opositores a la caza), o la llegada de gurús de la condición animal, declinando cualquier forma de maltrato animal en defensa del bienestar de los animales y luchando cada vez más violentamente contra las actividades tradicionales como la monterías o las corridas de toros.

En aquel momento, los cazadores fueron lentos en reaccionar y ofrecer un canal de comunicación basado en la gestión ambiental, la utilidad de la caza en la cadena de las especies, la contribución de la caza a la riqueza de la biodiversidad, etc. Debido a esta falta de comunicación, se ha ampliado la brecha entre población urbana y rural. El veganismo sigue su camino. Estrellas del mundo del espectáculo hacen una causa global, hasta Femen han llegado a quemarse con hierro candente para sensibilizar la causa animal y hoy en día, en los programas de los candidatos en las elecciones presidenciales francesas, nos encontramos el establecimiento de una jubilación para animales de compañía, la reducción de consumo de carne, etc.

Para que la caza sea una actividad natural respetada y admirada por esta sociedad, ¿qué sería necesario?

Intensificar la comunicación. Hoy en Francia, los cazadores pueden dar información ambiental en las escuelas; este es un gran paso adelante. Anuncios inteligentes sobre caza deben aparecer en la gran prensa nacional. Tal vez algún día, una película de caza dirigida por un gran director, un poco como la película El último cazador, de Nicolas Vanier, en 2004. Hay que poner de relieve lo bueno de la caza, de la gestión medio-ambiental, del conteo de aves y animales, de la repoblación a partir de datos realistas de aves migratorias, o celebraciones como el Día del Perro, así como la importancia de la gastronomía y las fiestas diversas. La historia con mayúsculas de la caza moderna en su mejores épocas…

¿Cómo es el relevo generacional en la caza en Francia? ¿Hay muchos jóvenes cazadores?

La caza en Francia está envejeciendo y la pirámide de población es una verdadera preocupación para el CPNT. Afortunadamente, algunos tipos de caza atraen a nuevos aficionados, como la caza de aves acuáticas o la caza con arco. La introducción de la licencia gratis da la oportunidad a los jóvenes de poder sacarse su licencia de caza. Desde su creación, la bajada que se venía dando en las licencias para cazar parece que se está reduciendo. Ahora la cuestión sigue siendo el acceso a determinadas zonas para los jóvenes en muchos departamentos, ya que los cotos son de pago y los precios  se están convirtiendo en un problema.

¿Cómo se ha integrado la mujer cazadora en Francia? ¿Es una incorporación que aumenta?

Constantemente está aumentando el porcentaje de mujeres que se dedican a la caza. Aunque  sigue siendo marginal a nivel nacional, ha habido desde hace  ya varios años una progresión de solicitud permisos de género femenino. En algunos casos, se trata de amor por los perros, en otros por la caza tradicional o acompañar a sus maridos, en otros por el medio ambiente.

En 2016 presentó el libro Sauvaginier d´Aquitaine sobre la caza de acuáticas. ¿Cómo es la normativa francesa en cuanto al uso de plomo en humedales? ¿Qué opina al respecto?

Desde el CPNT luchamos contra esta restricción por varias razones. En primer lugar, la justificación que se planteó, nos parecía poco lógica. La mortalidad de aves debido a la ingestión de plomo pequeño sigue siendo ínfima, y faltan estudios creíbles. Sabíamos que los detractores de la caza y la pesca estaban detrás de estas prohibiciones. Hemos visto cómo aparecía la prohibición de usar lastres de plomo para la pesca con caña. Los cazadores de aves acuáticas tenían patos con más de veinte años, que llevaban en el agua normalmente atados con plomo. Justificaban esta prohibición con engaños. La segunda cuestión fue la de, por ignorancia, sustituir escopetas, haciendo circular información negativa sobre el peligro de los cartuchos en  armas antiguas. Esta fue el final para muchos cazadores viejos que se negaron a invertir en una nueva arma, ya que a menudo no tienen recursos económicos.

Además, los primeros cartuchos eran caros y no eran suficientemente potentes. Hoy en día los grandes fabricantes de cartuchos han hecho un buen trabajo y el rendimiento se mantiene, aunque el precio es todavía elevado en algunos modelos. Con la llegada de conectores adaptados a las diferentes distancias, hoy en día es posible acertar con munición alternativa a la de de plomo. Esa mortalidad supuesta en rapaces sigue siendo también un argumento anti-caza, porque los mismos opositores de la caza como la LPO en Francia respaldan a las eólicas en zonas de migratorias. Las autopistas también son mortales para las rapaces, pero los ecologistas no piden que se prohíban los coches, ¿verdad? Actualmente, aplicamos la ley y convirtiéndolo en un argumento de buena práctica y de progreso continuo en la gestión ambiental, como puede ser el reciclaje de cartuchos vacíos.

¿Cómo definiría el presente de la caza y qué futuro prevé?

En Francia la caza está en un buen momento, pero si no se hace nada se convertirá en  algo marginal, especialmente al no haber renovación de las generaciones. Hoy la estructura de la pirámide de edades sigue siendo desfavorable, ya que la sociedad es cada vez más zoólatra y  hay territorios que desaparecen. Hace unos pocos años  un cazador podía atravesar por su pueblo con el arma al hombro y el perro con una correa. Ahora, esconde todo en su coche por temor a que le miren mal.  Pero hay destellos de esperanza, cazadores que comunican más, que participan en acciones sociales,  en actos solidarios con los ancianos y los enfermos. Siempre se comparten los jabalíes asados en los pueblos, donde participan los ciudadanos. En nuestros  pueblecitos, es a menudo la Asociación de caza la que se encarga de proporcionar comidas para todo el pueblo, de organizar bingos y de la creación de vínculos sociales. Los cazadores se abren más y más al mundo exterior, y eso está bien. El destino de la caza de hoy reside en los líderes de la caza y su capacidad de creer en la comunicación y de trabajar a nivel europeo.

Si tuviera que destacar una frase o reflexión sobre la caza, ¿cuál sería?

Para defender la caza se debe confiar en los cuatro pilares esenciales que son la política, el campo científico, el jurídico y los medios de comunicación.

Apunte final… para los lectores de CAZAWORLD.

Lectores de CAZAWORLD, y a vuestros amigos cazadores, estad orgullosos de vuestra pasión. Sed combativos para defenderla y promoverla de la mejor manera posible. Invertid algo de vuestro tiempo en estudios científicos, en su promoción en las redes sociales ya vuestro alrededor, para que esa caza que amáis, se transmita a vuestros hijos. No os culpabilicéis por apoyar políticamente a candidatos defensores de la caza y su modelo social. La caza, la pesca, los corridas de toros son un arte de vivir que debe ser defendido, y quienes sean vuestros representantes políticos del mañana, serán sus defensores. La abolición de la tauromaquia en Cataluña debe ser indicativo del peligro que puede representar las alianzas políticas y los tejemanejes en cualquier ámbito para llegar al poder o para mantenerlo. En 1789 el pueblo francés hizo la revolución, consiguiendo desde aquel momento su derecho a cazar. La revolución es hoy menos peligrosa, ¡se hace en las urnas! Sea con perros, aves rapaces, al acecho, con  arco o con rifle, toda caza es hermosa!

¡Larga y buena caza para todos y larga vida a ANATUR!

Traducción: Mariate Macías Puig

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *