Detienen a un hombre por supuesto envenenamiento de aves protegidas

7 noviembre, 2018 • Actualidad

Agentes de la Guardia Civil han realizado operaciones en Cáceres contra el uso de venenos y trampas ilegales, encontrando aves protegidas muertas y productos tóxicos.

El Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) ha detenido a una persona e investigado a otras tres por el uso de cebos envenenados y la utilización de trampas ilegales en distintas fincas ubicadas en Plasenzuela (Cáceres) y Logrosán (Cáceres).

Según ha informado la Guardia Civil, los agentes han localizado hasta doce aves -buitres leonados, milanos reales y palomas domésticas- muertas por envenenamiento y ha conseguido incautar siete métodos prohibidos de caza y decomisar diversos productos tóxicos.

La Guardia Civil explica que en lo que va de año, la Guardia Civil ha estrechado el cerco al uso de cebos envenenados, así como de medios no selectivos de caza y para ello se ha puesto en marcha la denominada operación Antitox, desarrollada por el Seprona, que persigue el uso ilegal de venenos y otros medios no selectivos de caza, como cepos, jaulas trampa, redes o lazos.

Fruto de este dispositivo se han realizado en la provincia de Cáceres numerosas actuaciones en diferentes espacios naturales, terrenos cinegéticos y explotaciones agrícolas y ganaderas, que se han saldado con el hallazgo de doce animales envenenados, entre ellos especies especialmente protegidas como el milano real.

También se han aprehendido siete métodos prohibidos de caza y decomisado distintos productos tóxicos como Clorfit o Baycidal WP25.

Una de estas actuaciones, se llevó a cabo, en coordinación con los agentes del Medio Natural, en una finca del término municipal de Logrosán (Cáceres), donde fueron hallados muertos cinco ejemplares de milano real con evidencias de haber sido envenenados.

Además, en las instalaciones e infraestructuras de esta finca, los agentes hallaron distintos envases de productos tóxicos.

Otra actuación fue la realizada en una finca distinta del mismo término, donde fueron localizadas varias trampas activadas como lazos de acero trenzado o jaulas trampa con distintos cebos en su interior.

Por estos hechos el día 17 de octubre la Guardia Civil investigó a los responsables de la finca, tres varones de 33, 39 y 42 años, como supuestos autores de un delito a la protección de la flora, fauna y animales domésticos.

Finalmente, en otra actuación, halló en una finca ubicada en el término de Plasenzuela (Cáceres), tres cadáveres de buitre leonado y cuatro de paloma doméstica muertos por envenenamiento con un plaguicida de gran toxicidad para las aves, según determinaron posteriormente los informes toxicológicos realizados.

Los agentes inspeccionaron las instalaciones de esta finca, localizando un cubo con la leyenda “Veneno”, que contenía cereales tratados con insecticida.

Tras la investigación correspondiente y las pruebas incriminatorias obtenidas, el pasado día 18 de octubre se procedió a la detención del responsable de la finca, un varón de 47 años, como supuesto autor de un delito relativo a la Protección de la Flora y la Fauna.

La Guardia Civil recuerda que los buitres leonados son una especie catalogada “de interés especial, en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Extremadura, cuyo coste de reposición o valor económico ha sido cuantificado por la Administración en más de 90.000 euros, en el caso de los tres ejemplares hallados muertos.

Las actuaciones continúan abiertas y no se descartan nuevas investigaciones o detenciones de otras personas implicadas en los hechos.

La Guardia Civil también recuerda que, el uso de veneno está prohibido y, además, se encuentra tipificado como delito en el Código Penal con penas de hasta dos años de prisión.

Informa elperiodicoextremadura.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *