Detenidas tres personas por organizar cacerías ilegales en Teruel

31 Marzo, 2017 • Actualidad

Tres personas han sido detenidas en Guadalajara por organizar cacerías ilegales en Teruel y se han intervenido tres cabezas de ciervo, once de corzo, cuatro rifles, dos carabinas, tres escopetas y una ballesta de caza. Otras seis personas están siendo investigadas en Guadalajara, Madrid y Almería por delitos contra la Ley de caza, pertenencia a grupo criminal y estafa.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Teruel ha detenido a tres personas en la provincia de Guadalajara por haber organizado una trama dedicada al furtivismo en los Montes Universales y en el resto de la provincia turolense. Además, otras seis personas están siendo investigadas en Guadalajara, Madrid y Almería por delitos contra la caza, pertenencia a grupo criminal y estafa.

La organización ofrecía a cazadores de alto poder adquisitivo la posibilidad de abatir ciervos, cabras monteses, corzos y gamos por un máximo de 2.500 euros, un importe que se queda en la mitad de las tarifas aplicadas en la caza legal. Uno de los detenidos ha ingresado en prisión por orden del juzgado instructor, el número 3 de Teruel.

La operación policial, bautizada como Ibice, se inicio el año pasado a raíz de las informaciones facilitadas por cazadores de Gargallo que alertaron de la caza ilegal de tres machos de cabra montés en el entorno de la localidad. La intervención de la Guardia Civil, que ha incluido varios registros domiciliarios en localidades de Guadalajara cercanas a Teruel, ha permitido intervenir cuatro rifles, dos carabinas, tres escopetas y una ballesta de caza. Lar armas estaban legalizadas, aunque era utilizadas para una actividad cinegética clandestina.

También han sido requisadas tres cabezas de ciervo, once de corzo y una piel de oso -cuya procedencia se desconoce-. Los integrantes de la red ‘blanqueaban’ los trofeos cinegéticos ilegales con precintos que habían obtenido legalmente de las administraciones autonómicas aragonesa y castellano-manchega. El grupo ofrecía a sus clientes un paquete completo de caza, que incluía las armas necesarias, alojamiento, transporte y un guía para acceder a los ejemplares a abatir.

El teniente coronel de Teruel, José Soler, ha resaltado el “salto cualitativo” que supone la operación Ibice en la trayectoria del Seprona en la provincia al haber utilizado técnicas propias de la Policía Judicial y por la “complejidad” de la investigación, que se ha desenvuelto en un ámbito rural y en varias provincias.

Informa heraldo.es

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *