Desmantelado un taller ilegal en Talavera que modificaba y fabricaba armas de fuego

15 abril, 2019 • Actualidad
Agentes de la Guardia Civil en el taller ilegal de armas / Guardia Civil

Dos hombres han sido detenidos por montar una red de distribución de armas de fuego modificadas o fabricadas en un taller clandestino.

Se les atribuyen delitos de tráfico de armas, tenencia de armas prohibidas y reglamentarias sin autorización, y un delito contra la flora y la fauna.

Dos hombres, de 36 y 70 años, tenían un taller ilegal en Talavera de la Reina (Toledo) donde modificaban y vendían armas de fuego. Habían montado también una red de distribuición para toda España y ofrecían sus servicios a gente relacionada con la caza. Sin embargo, la Guardia Civil ha logrado detenerlos y les atribuye varios delitos: tráfico de armas, tenencia de armas prohibidas y de armas reglamentarias pero sin la autorización necesaria, así como un delito contra la flora y fauna.

Entre otros efectos, los agentes han intervenido tres armas largas, cuatro supresores de sonido (silenciadores), un visor térmico y unas gafas de visión nocturnas. También los detenidos tenían 63 trofeos de especies cinegéticas, cinco cabezas de corzo macho sin naturalizar, dos ballestas artesanales y material para la realización de silenciadores, así como 10.050 euros en efectivo.

Desde 2018, el Grupo de Información de la Guardia Civil de Toledo disponía de información sobre la posible existencia de un punto de venta de armas ilegal en una localidad de la provincia de Toledo, lo que dio origen a la operación Torno.

Tras meses de investigación, agentes de ese departamento confirmaron, con el apoyo de la Jefatura de Información (UCE-3) de la Guardia Civil, que en un taller ilegal ubicado en un polígono industrial de Talavera de la Reina se estaría fabricando, manipulando y modificando armas de fuego o de alguna de sus partes.

Igualmente, corroboraron que en la localidad de El Carpio de Tajo residía la persona encargada de realizar las pruebas con estas armas y comercializar con ellas. Se las ofrecía, principalmente, a personas relacionadas con la caza, aunque la venta no se limitaba a zonas limítrofes, sino que había tejido una red de contactos que les permitían la comercialización en todo el territorio nacional.

Con toda la información analizada, el Grupo de Información de la Guardia Civil de Toledo, UCE-3 y el Seprona de Toledo realizaron dos registros domiciliarios, tanto en el taller ilegal como en la vivienda. En el primero, los investigadores intervieron toda la maquinaria y herramientas necesarias para la fabricación de armas de fuego y supresores del sonido.

También se incautaron de tres armas largas de fuego aptas para hacer fuego real, seis silenciadores, dos trozos de cañones, dos ballestas artesanas, un visor térmico, unas gafas de visión nocturna, 63 trofeos de diferentes especies cinegéticas, cinco cabezas de corzo macho sin naturalizar y 10.050 euros en metálico, así como material informático y diversa documentación para su análisis.

Los dos detenidos, que no tienen ningún vínculo familiar entre ellos, fueron puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Talavera.

Informa: abc.es


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *