Denunciado por no colocar los precintos en dos corzos abatidos

12 Mayo, 2017 • Actualidad

El Seprona ha denunciado a un vecino de Badajoz de 50 años por abatir dos corzos y no ponerles los correspondientes precintos. Los agentes supieron que el hombre había abatido un corzo y lo había escondido en un pinar, por lo que se desplazaron al lugar donde pudieron comprobar cómo abatía un segundo corzo y lo volvía a esconder entre la vegetación. La patrulla del Seprona consiguió interceptar el vehículo con tres personas lejos del lugar donde abandonaron al animal. Se ha intervenido el arma y uno de los precintos.

Uno de los corzos abatidos sin el correspondiente precinto.

El Seprona ha decomisado dos corzos a un cazador de 50 años, vecino de la provincia de Badajoz, tras abatir dos ejemplares de esta especie y desplazarles del lugar de abate sin colocar el correspondiente precinto obligatorio para su traslado y transporte. Una patrulla del Seprona tuvo conocimiento, días atrás, de que un cazador acababa de abatir un corzo y lo había arrastrado, escondido y abandonado en un pinar, para ausentarse posteriormente del lugar en un todo terreno.

Trasladados la patrulla al coto de caza, localizaron un vehículo de iguales características a las facilitadas por el comunicante, que estaba ocupado por tres personas. Unos minutos después, observaron como abatían un segundo corzo, cuyo cuerpo era movido y oculto entre la vegetación. La Patrulla se dirigió al punto, consiguiendo interceptar el vehículo lejos de la zona donde habían abandonado al animal.

Los agentes volvieron a los lugares donde fueron abandonados ambos cérvidos, verificando su muerte y comprobando que habían sido movidos de su posición original hasta otro lugar, sin colocar previamente el preceptivo precinto, conforme a lo estipulado en la Ley de Caza de Castilla y León, por lo que el cazador fue denunciado.

Ambos animales presentaban claros indicios de haber sido recientemente abatidos, llamando la atención el hecho de que los identificados llevaban precintos sin usar y en regla para los terrenos cinegéticos donde realizaron la actividad venatoria.

La denuncia ha sido puesta en conocimiento del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en Burgos, donde han sido entregados los cadáveres, siendo intervenido el arma y uno de los precintos.

Informa burgosconecta.es

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *