Denunciadas dos empresas por irregularidades sanitarias en la comercialización de carne de caza

24 febrero, 2017 • Noticias de caza

El Seprona de Soria ha denunciado a dos empresas de comercialización de carne de caza por cometer infracciones en materia sanitaria. Las actuaciones se han llevado a cabo dentro del marco de la operación Opson IV de seguridad alimentaria y en ellas los agentes han comprobado cómo las empresas recogían piezas de caza sin control veterinario para comercializarlas. Durante la inspección de las instalaciones de estas empresas se localizaron 15 canales de jabalí y cuatro de ciervo colgados y eviscerados sin identificación sanitaria.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Comandancia de la Guardia Civil de Soria, en el marco de la operación Opson VI de seguridad alimentaria, ha podido constatar la existencia de varias infracciones en materia sanitaria durante la inspección de dos empresas de la provincia, especializadas en la comercialización de carne de caza para consumo humano.

La Guardia Civil ha comprobado que las citadas empresas recogían las piezas de caza sin que ningún veterinario realizara el primer y preceptivo examen sanitario y colocara los correspondientes precintos de identificación, en el lugar de la actividad cinegética.

Posteriormente y una vez en las instalaciones, veterinarios contratados por estas empresas, colocaban los precintos de color azul y cumplimentaban los certificados sanitarios, haciendo creer al servicio oficial que los cadáveres de los animales habían sido reconocidos en el lugar donde habían sido cazados.

En el momento de las inspecciones, se localizaron en las instalaciones de estas empresas 15 canales de jabalíes y cuatro de ciervos colgados y eviscerados, sin ningún tipo de identificación sanitaria.

Según la normativa sobre la materia, las piezas de caza abatidas que pueden ser destinadas a la comercialización para el consumo humano, deben ser sometidas en el lugar de la actividad cinegética al examen veterinario con el fin de detectar posibles anomalías y verificar que la muerte no se debe a motivos distintos de la caza, debiendo ser las piezas identificadas con los precintos suministrados por el Servicio Territorial de Sanidad.

Por todo ello, la Guardia Civil ha procedido a denunciar a los citados centros de recogida de caza, ante el Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar Social de la Junta de Castilla y León, por varias infracciones a la Ley de Ordenación del sistema sanitario.

Informa heraldodesoria.es

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *