Decomisan trampas prohibidas para cazar aves en la Sierra de los Filabres

23 noviembre, 2016 • Actualidad

Un dispositivo de vigilancia activado hace una semana por agentes del Medio Ambiente de Filabres y Sierra Nevada (Almería) ha permitido decomisar diez ‘perchas’ o ‘costillas’ que eran utilizadas para capturar ilegalmente aves insectívoras. Los agentes han procedido además a iniciar el correspondiente expediente sancionador al presunto responsable de la colocación de este tipo de cepos, prohibidos expresamente por la Ley 8/2003, de la Flora y la Fauna Silvestres de Andalucía.

Agentes de Medio Ambiente de Filabres y de Sierra Nevada han decomisado en una rambla de la Sierra de Filabres una decena de ‘perchas’ o ‘costillas’, un tipo de trampas prohibidas para cazar pequeñas aves insectívoras, y la Delegación de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio va a iniciar el correspondiente expediente sancionador al presunto responsable de su colocación. Esta operación es el resultado del dispositivo de vigilancia activado hace una semana tras el aviso de un ciudadano que alertó de que una persona estaba utilizando estos cepos.

percha-costilla-denuncia-andalucia-almeria

Los agentes localizaron las diez ‘perchas’ situadas a lo largo de un tramo de doscientos metros cerca de una zona habitada e identificaron a una persona en cuyo vehículo apareció un bote con los mismos insectos utilizados de cebo en las trampas. Sus huellas y las de su coche coincidían con las halladas en el lugar en el que aparecieron los cepos. En las ‘perchas’ intervenidas se encontraron muertos varios ejemplares de aves protegidas, entre ellas, cuatro petirrojos y un zorzal, y se liberaron a las aves aún vivas.

Las ‘perchas’ o ‘costillas’ son dispositivos consistentes en un arco metálico en el centro del cual se sitúa un insecto que actúa como cebo para las aves insectívoras. Los pájaros, atraídos por el movimiento del insecto, entran en el interior de la trampa y activan un resorte que cierra violentamente el arco provocando la muerte del ejemplar.

La Ley 8/2003, de la Flora y la Fauna Silvestres de Andalucía, estipula que estos cepos son medios de captura no autorizados y prohíbe expresamente su utilización en la caza de aves.

El delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Antonio Martínez, ha destacado «la actuación profesional de los agentes que ha permitido el decomiso de las trampas» y ha explicado que «estos aparejos prohibidos se ceban especialmente con las pequeñas aves insectívoras, que ejercen una función fundamental en el ecosistema como reguladoras de las poblaciones de insectos y de control de plagas».

Martínez apela a la colaboración ciudadana para evitar el uso de estas trampas prohibidas y pide que ante cualquier práctica de similares características se avise a los agentes de Medio Ambiente o a través del Servicio de Emergencias 112.

Informa: noticiasdealmeria.com

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *