Decomisadas 5,5 toneladas de carne de caza mayor no aptas para el consumo

7 noviembre, 2017 • Noticias de caza

La Guardia Civil intercepta 147 piezas de caza de jabalíes, gamos, muflones, corzos y ciervos en un «lamentable estado para su comercialización» y que estaban listas para su venta.

El Seprona de la Guardia Civil ha decomisado en la provincia de Huesca 5,5 toneladas de carne de caza mayor que estaban dispuestas ya para su comercialización pese a no ser aptas para el consumo.  

En el marco de la ‘Operación Sus Scrofa’, encaminada a la detección y control de actividades irregulares en la recogida, transporte y comercialización de carne proveniente de animales de caza mayor, los agentes procedieron en la tarde-noche del pasado día 1 de noviembre a la inspección de las instalaciones de una empresa dedicada a la venta de carne de caza mayor ubicada en Sabiñánigo.

El personal de la Paprona (Patrulla de Protección de la Naturaleza) de la Guardia Civil de Jaca contató la existencia de varios contenedores rebosantes de vísceras y cadáveres de jabalíes, incumpliendo con ello la normativa sanitaria, así como la existencia de multitud de canales de diversas especies en el interior de una cámara frigorífica, presentando algunos de ellos un “lamentable estado de conservación”.

Ante las múltiples deficiencia sanitarias observadas, precintó las instalaciones y a primera hora del día siguiente se llevó a cabo una inspección más minuciosa por parte de personal del Seprona de la Guardia Civil de Jaca y Huesca, acompañados de dos inspectores de Sanidad y Consumo de la DGA.

En la misma encontraron 147 canales de distintos animales eviscerados (gamo, muflón, jabalí, corzo y ciervo), muchos de los cuales, por su apariencia, debían de llevar más de 15 días muertos, no pudiendo acreditar la trazabilidad y la lícita procedencia sanitaria de las canales.

En la cámara frigorífica había junto a los animales en mal estado otros que aparentemente habían sido cazados más recientemente.

Por los hechos expuestos, la autoridades sanitarias decretaron todas las canales como no aptas para consumo humano, siendo ordenada la destrucción de 147 animales, con un peso aproximado de unos 5.500 kilos. Además, el Seprona formuló denuncias a diferentes normativas del ámbito sanitario y de protección del consumidor que han sido remitidas a la Subdirección General de Sanidad y Consumo de la DGA en Huesca.

La Guardia Civil también se incautó de numerosa documentación, que está siendo investigada por si se hubiera cometido un supuesto delito de falsedad en documento público.

La Operación Sus Scrofa, que se lleva a cabo desde el año pasado en la provincia de Huesca ha dado como resultado hasta el momento más de 50 denuncias por infracciones administrativas y laintervención y destrucción de unos 17.000 kilos de carne de caza.

Informa heraldo.es


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *