Cumplido un sueño

19 mayo, 2011 • Miscelánea

COMARCA ALCARRIA CONQUENSE EL DESTINO ESTABA ESCRITO

Mi corzo “mi amado corzo”, un lujo, un duende con aro iluminado, que pisa con pies de pinceles, dibujando los sueños de muchos cazadores de todo el mundo.Excelente y bello animal

La suerte a veces se rebusca y otras veces aparece sin preguntar, solo pensar que  estruje las horas y los días detrás de mi suerte hasta limites insospechados, limites dolorosos, insaboro de mi paladar para obtener nada mas que frustraciones, pero claro como todo en la vida tiene un principio y un final pues este ha querido recompensar las personas que son reticentes e incansables, detrás de un sueño hay un esfuerzo sublime ante una manera de ver la caza, es posible que mi sueño lo hubiese cumplido antes, pero no he de dejar de amar a este bello animal que tantas y tantas veces ha estado dibujado el lance en mi cabeza, pensad, lo fácil que hubiese sido, tirar de billetera e ir a tiro echo. En fin mi pulcra alma cazadora y apasionada, me impedía realizar este ejercicio tan sencillo y he querido esperar a  tener la suerte de cara, por que a veces no es nada mas que eso tener la suerte en el momento adecuado y el tiro preciso.

Son muchas las letras que podría escribir contando el lance pero nada me hará ser espeso en el echo ni pastoso en el recreo de la muerte del animal, ya que es mi mayor respeto, hacia tan bello ejemplar, que ha dejado sus prados, sus rascadero para agraciar a un buen adversario y que quede constancia que son mis palabra de gratitud y no de regocijo en tal lance y duro final.

Son las 6 de la tarde y no se porqué aunque cansado necesito salir al campo después de un duro viaje, emprendo otro hacia el coto, noto que hoy no he de dejar una premonición un presentimiento, ya que no hay que dudar, cuando te da un vuelco el corazón y te empuja a no quedarte en casa. Ya son las 20:45 estoy viendo el campo

tan bello y verde como cabe esperar en la primavera, que es una de las estaciones mas bellas que la naturaleza nos deja admirar, después de unas dos horas por campos blancos, lisos y resbaladizos como porcelana, me marcho a la cama para poder levantarme temprano y aprovechar las horas de media luz al amanecer que es cuando el capreolus capreolus sueles tener mas actividad, cuando se siente mas seguro de si mismo, devora tallos tiernos, como si se tratase de palomitas al observar su pequeño escenario pero inmenso reino para el.

Son las 6:45 sonó el ruidoso despertador, ahora que soñaba con mi corcel como Don Quijote cabalgando por esos campos manchegos buscando la libertad aunque en locura se le conocía, la cordura que derrochaba, era, apostre mas cuerda que el mas inteligente de los escribanos, médicos o cualquiera que con leyes de humano ándase en esos años.

A las 7 sin desayunar sin dejar que se me vaya el tiempo ya estoy caminando, despacio, despacio, que no hay prisa, anteojos por los cortes de árboles, por los rispiones antiguos del pasado año, por las laderas poco pronunciadas, sencillamente no aprecio nada, pero sigo la caminata, cuando giro en un cruce de caminos después de varios minutos, segundos tal vez eternos, son mis ojos los que sin prismáticos aceptan ver lo increíble del momento, es un corzo, vaya momento se para el reloj se me acelera el corazón, se me encoje los dedos de los pies para no caerme de la imagen que aprecio un corzo rozando sus soñados cuernos contra un pequeño arbolillo que nota sus golpeteos, se balancea, se intenta defender de su zarandeo, resbalando entre la cuerna, dejando el corzo sus marcas, su inequívoca señal de masculinidad, para que otros corzos le tengan respeto, no hay duda es un magnifico ejemplar, ya estoy preparado

con el trípode en una pata de la emoción no he podido ponerlo, como se debe, pero esta bien sujeto, apoyo mi mannlincher surge la bala que le hará doblar las patas al momento, a pocos metros a un segundo se desvanece su cuerpo, ahora si ya cumplido mi sueño.

GRACIAS A TODOS PERO LO CUENTO COMO LO SIENTO.

José Antonio Rodríguez García de corazón cazador y con

Respeto.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *