¿Cuántos osos «caben» en la Cordillera Cantábrica para que los conflictos sean «manejables»?

25 abril, 2017 • Naturaleza

El oso pardo ha triplicado el número de ejemplares presente en la Cordillera Cantábrica con respecto a la población osera de finales de los años 80. El número va creciendo y el presidente de la Fundación Oso Pardo establece «la medida» en la cantidad de osos que «pueda tolerar» la Cordillera Cantábrica de manera que los conflicos sean «manejables». El año pasado, la Junta de Castilla y León registró 250 expedientes por daños, de los que un 5% se presentaron por ganaderos de ovino. Los daños se pagarán con una media de 17 días y no al año como se hacía anteriormente.

¿Cuantos osos puede albergar la Comunidad para dejar de estar en peligro de extinción? No hay respuesta acertada sobre esto ni para la propia Fundación Oso Pardo. Lo cierto es que la especie ha triplicado sus ejemplares en la Cordillera Cantábrica con respecto a los que había a finales de los años 80.

Osas y oseznos se dejan ver cada año más tanto en el sector occidental como en el oriental del macizo cantábrico. Y más en los cascos urbanos de las poblaciones montañosas. Y a horas más diurnas que antaño. Algo normal para los técnicos, pero controlable, aunque hay que tomar las debidas precauciones.

El año pasado la Junta tiene registro de 250 expediente por daños, en su mayoría a explotaciones apícolas. Sólo un 5 por ciento a ganaderos de ovino. Desde ahora la Junta abonará los daños por estos perjuicios a los ganaderos (de León y Palencia) con el mismo sistema que ocurre con los ataques de lobo. Pagarán de media a los 17 días de los destrozos, y no al año como hacía anteriormente.

La proliferación o el repunte de las familias oseras se debe entre otro motivos, según la Junta, a la aceptación y la concienciación ciudadana que se está teniendo con estos animales. Se tolera más su presencia, se respeta más su hábitat y solo así el turismo y los ingresos económicos benefician a la Comunidad.

Informa Juanma García para rtvcyl.es

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *