Crónica de montería de Santovenia, por Asociación de Cazadores “El Tobar”

22 enero, 2018 • Caza mayor

Por tercer año consecutivo, monteros de la provincia de Zamora, de provincias limítrofes y venidos de más lejos, como Madrid y Badajoz, este sábado día 20 se dieron cita para participar en la montería de jabalí, con permiso de un lobo, en la complicada mancha dividida por la N-630 de Santovenia del Esla.

A las 8.30 empezaron a llegar los primeros participantes y poco a poco empezó a llegar la gente, y la caravana de todoterrenos empezaba a llenar la plaza del pueblo. Con algo de retraso por la tardanza de algunos monteros se dio paso al sorteo.

A partir de las 11 de la mañana empezaron a estar los monteros en sus puestos correspondientes y, una vez todos colocados, se soltaron las 8 rehalas que batirían la mancha. Rápidamente comenzaron la primeras ladras: venados, corzos, jabalíes y numerosas especies de caza menor corrían por el interior del monte en diferentes direcciones.

Los disparos se sucedían de forma aleatoria y muy repartidos mientras los perros y rehaleros se esforzaban por sacar a los cochinos hacia los puestos, cosa que pese a su gran trabajo les fue bastante complicado.

La jornada fue entretenida y prácticamente todos los puestos avistaron corzos, venados y jabalíes. Los mas afortunados consiguieron ver algún lobo mientras se escurría por la mancha sin dar oportunidad alguna a ningún montero, salvo la de poder verlo unas décimas de segundo.

Los cazadores regresaron al pueblo una vez concluida la montería, donde les esperaba una gran “alubiada”, jamón cocido, unas suculentas quesadas… de lo que dieron buena cuenta todos los participantes.

El resultado final fue de 16 cochinos, con 2 buenos trofeos  y 2 zorros, lo cual significa que cada año que pasa se consiguen más abates en Santovenia. Suma y sigue.

Por último, la directiva de la Asociacion de Cazadores “El Tobar” quiso dar las gracias a todos los involucrados en la montería, a los voluntarios del pueblo que aportaron su ayuda tanto en la señalización como recogida de piezas, a los “cocineros”, por su disponibilidad año tras año, a todos los rehaleros, cazadores y acompañantes por hacer entre todos un gran día de montería.

Crónica de Jaime Santos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *