Crónica de montería de La Aljabara de Spínola, por Cinegética Los Barrancos

11 diciembre, 2017 • Caza mayor

El 2 de diciembre era la fecha señalada por Cinegética Los Barrancos para montear “La Aljabara de Spínola”, situada en el término cordobés de Hornachuelos. La mancha cuenta con una extensión de casi 1.700 ha, quizás la que reúne mejores condiciones para la caza mayor. Un buen encinar y alcornocal, buen monte de cabeza, innumerables barrancos y abundante agua, ya que linda 5 km con el Embalse de Bembézar, hacen el hábitat ideal para las reses y, por su orografía, se logran montar unos puestos espectaculares.

Montear en ‘la Aljabara’ es montear en estado puro, donde todo el mundo el mundo tiene que dar lo máximo. La familia Spínola y José Manuel, el guarda, con el esmero y cuidado que pone durante todo el año y con la organización el día de la montería, que empieza la noche de antes con el sorteo.

A las 8 horas llegaron los primeros monteros, que ya tenían sus migas preparadas para coger fuerzas para un largo día de montería. Cuarenta minutos más tarde salió la primera armada, ‘Coimbre’, hasta que a las 10 salió la ultima traviesa: ‘El Carril’. Las 39 rehalas asistentes se repartieron en 9 sueltas. Todo para que a las 11 estuvieran los puestos colocados y las rehalas en su sueltas.

El festival de tiros comenzó antes de soltar, pero con las perros sueltos se acentúa. Es una montería donde se ve la gran afición de los rehaleros, ya que son más de 4 horas con los perros cazando y con manos duras dirigidas por los guías.

Cerca de las 3:30 van llegando los perros a sus sueltas y los monteros se dirigen a la junta de carnes, donde espera una reponedora comida. El ir y venir de los carros con la reses no tarda mucho en empezar; duro trabajo para los postores, muleros y de los coches. Empieza a formarse el tapete de reses para que a las 18 horas se puedan contabilizar 132 venados y 82 cochinos con 18 trofeos de los que 5 darán un metal alto y que eclipsan a todos los demás.

Como no podía faltar, el noviazgo de Javier Víbora, como testigos su padre y su tío Antonio, en el 3 de ‘El Carril’.

Montería en estado puro, con un resultado espectacular año tras año. Nuestro agradecimiento a la familia Spínola por la facilidades dadas a José Manuel, el guarda, que ha desarrollado un magnífico trabajo, y a todos los trabajadores que participaron. A nuestro equipo de trabajo, con Juan De Dios y Manolo a la cabeza, y a los monteros asistentes que montería a montería confían en nosotros. Próxima parada, “Onza Grande”, el 16 de diciembre.

Crónica de Cinegética Los Barrancos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *