Crónica de montería: Juan Carlos Mejía

16 diciembre, 2010 • Caza mayor

Fecha. 11 de Diciembre 2010

Nombre ; Un lugar de Sierra Morena

Organiza: La propiedad

Puestos: 25 + 4

Rehalas: 12

Cupo: 4 venados, 2 jabalíes, 6 ciervas

El pasado sábado día 11 nos dirigimos a una de las fincas de Sierra Morena que cace hace, al menos, 8 años. Finca abierta, en la cual se abatían del orden de 100 venados sin ningún tipo de calidad. Esos recuerdos me hicieron volver al redil después de tanto tiempo, teniendo en cuenta que la gestión ha cambiado muy notablemente y que en la actualidad las cabras han desaparecido.

El viernes por la noche charlaba con mis amigos José y Manolo mientras nos preparaban de cenar en la Cabaña del Castellar de Santiago una cena acompañada de botellines bien fresquitos, y esto, antes de tomarnos unas copitas…

A la mañana siguiente, unos churritos y salida hacia la finca. Una vez llegamos, en la junta nos esperaban unas buenas migas, café y bollería. Con la barriga llena, se produce al sorteo, limpio como el que más y en el cual nos indican que aumentan el cupo de ciervas de 4 a 6 y que por favor, se maten.

Salimos a los puestos. A mí me toca el 3 de peñas blancas. Me dice el propietario que voy a fallar el guarro grande que ya fallaron el año pasado en ese puesto, y yo, le comento que cambió el cupo de venados por el de guarros y si veo algún venado bueno lo tiro, así no habría problema. A lo que me responde: Haz lo que quieras, no hay problema.

Llegados al puesto, monto las armas, cuando de repente aparece por el testero de enfrente un guarro, termino de cargar y me lio a tirarle tiros cuando estaba muy lejos (en el plano explicativo os lo indico). Cae al arroyo, se reincorpora y se enmonta. ¡Joder, le he dado y se ha enmontado! Bueno, luego lo buscamos. Son las 11 de la mañana y ya he pinchado un guarro.

Empieza el ojeo de Perdices, porque por los tiros, una montería no era.
Comienzan a entrar las ciervas, y pin pan, pin pan. Solo disparo sobre las que están en el testero de enfrente, a una distancia prudente, de 250 a 350 metros.
De golpe, pasa otro guarro del monte hacia el testero. Pin, jamón colgando. Espero a ver si se queda y renqueando empieza a subir hacia arriba por el testero, cosa que no entiendo ya que es más normal que bajen…Le disparo nueva y se enmonta al volcar el testero. Joder, otra vez, he pinchado un guarro y he matado una cierva, ya podía haberlo hecho al revés. Empiezo a tumbar ciervas, hasta un total de 7.
Pasa el rehalero y le digo lo de los guarros, el de la umbría lo han cogido los perros, un primalon sin boca, el del testeo me comenta que lo va a buscar. Al rato, aparece un venado de los muchos que aparecieron, yo vi sobre 40 en toda la mañana, pero ninguno lo suficientemente bonito para tirarlo. Un venado moncho de una cuerna y con 3 puntas en la otra, pin, al suelo. Me dice por la emisora el rehalero que ha cobrado el otro guarro.

Hablando con el postor, me comenta la gran distancia a la que había abatido la ultima cierva, que había 350 metros, y le digo que seguro que ha sido casualidad, a lo que me responde: Ya ¿Y las otras dos que hay 30 metros más abajo?

Miro hacia el arroyo y veo un guarrazo exagerado, cojo el rifle disparo y sigue corriendo. No tengo más balas en este rifle, lo suelto, cojo el otro, me apoyo sobre la pierna, disparo y se queda frito a más de 300 metros. El postor va a verlo y me comenta que es grandísimo, pero que yo no tiene boca ya que es una hembra.

Miro hacia atrás y veo dos ciervas. Doblete. Joder, estoy sembrado, a ver si viene otro guarro… Tras algunos minutos, veo un guarro a 400 metros intentado salirse de la finca por la valla, le disparo hasta 8 veces sin abatirle, pero dándole muy cerquita y consigo meterlo en la mancha.

¡Vaya lances! Siguen entrando reses pero decido no disparar más a no ser que entre algún venado o algún guarro. No entra nada más y nos vamos hacia la junta, al acabar la montería. Manolo ha abatido un buen venado y José otro. Esperaron mucho y no les ha entrado nada más que les gustara.

El resultado final de la montería fue de 114 venados, de los cuales, 6 para medir tranquilamente y 20 muy buenos. 1 gamo por equivocación de la propiedad. 20 guarros de los cuales 3 con bocas impresionantes y 161 ciervas.



Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *