Crónica de montería de Tiracalzas, por Vegas del Sever

17 Febrero, 2017 • Caza mayor

Agua, mucha agua la que caía en la mañana del 12 de febrero en Valencia de Alcántara (Cáceres). La nave del polígono industrial era el punto de reunión que Vegas del Sever había dispuesto para ofrecer el desayuno de esta última montería de la temporada. Los asistentes, accionistas, amigos y allegados, se daban cita y seguían atentos las instrucciones de esta montería de invitación en la finca de “Tiracalzas”.

Uno de los bonitos jabalíes cobrados en Tiracalzas con Vegas del Sever

Tretinta y seis posturas iban a ser sorteadas en un día en el que la lluvia acaparaba momentáneamente el protagonismo.

Poco a poco fueron desfilando los cierres a medida que se iban sorteando, quedando la nave vacía de cazadores con la salida de la última de las traviesas.

Cuando estas entraban al cazadero, los cierres ya habían jugado varios lances, y se comprobaba como una pelota de reses, donde viajaban cuatro venados se salía por la parte de la vía, donde no había puestos.

La mañana seguía empeñada en aguar la fiesta, con chaparrones intermitentes que no dejaban de descargar sobre los monteros, que atentos esperaban el momento de la suelta.

Las rehalas entraron al cazadero pasadas las doce del medio día y ya antes se habían producido numerosos lances, con monteros con el cupo completo antes de soltar colleras, como un servidor.

Tras abrir los portones, la montería entró en un ritmo frenético, con carreras de los canes tras las reses por doquier y con cazadores que, a pesar del aguacero, disfrutaron de una jornada de vértigo con muchos, muchos lances. Alrededor de doscientos disparos se contabilizaron, y sobre las dos menos cuarto de la tarde se daba por finalizada la montería con la llegada de los perros de vuelta a los remolques.

Los monteros se retiraron satisfechos al cortijo de la finca, donde esperaba un buen catering mientras se sacaba la caza.

El plantel mostró un total de 30 venados, destacando cinco de muy buen porte y dos pendientes de homologación, y 4 jabalíes, destacando un buen navajero. A esto hay que sumar un zorro y un buen ramillete de ciervas, que completaron el tapete final de una montería y una temporada para Vegas del Sever.

Hubo monteros afortunados con el cupo completo, como un servidor, o como Pedro Trenado, con dos venados y una cierva en el tres del cierre de la carretera; o el número uno de la traviesa de los meloncillos, que consiguió dos venados y un jabalí, rematando un tercer venado que entró pegado. También Raquel Pérez se hacía con un bonito venado. El mejor jabalí quiso la casualidad que fuese de nuevo para Borja Galavís, que en el mismo puesto donde el año anterior abatió un tremendo cochino este año se le volvió a presentar el padre de la piara, abatiéndolo de certero disparo. Jorge Lucas seguía con su racha y aportaba otro venadito al plantel y los amigos Rubén Galán y Alejandro se quedaban con uno de los mejores venados de la jornada. También hubo novio, que consiguió estrenarse con un doblete de venados.

Con un ambiente inmejorable y la satisfacción de haber disfrutado de una maravillosa jornada a pesar de la lluvia y el mal tiempo, los monteros fueron desfilando hacia sus lugares de origen, con el sentimiento de despedir una buena temporada junto a Vegas del Sever. ¡Hasta la próxima!

Crónica de Carlos Casilda

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *