Crean un plan piloto para intentar mitigar los daños del jabalí en la comarca de Osona

15 diciembre, 2017 • Noticias de caza

La Comisión Técnica del plan está formada por representantes del sector agrario, gestores de las áreas de caza, gestores y propietarios forestales y representantes de la Generalidad de varios departamentos.

Representantes de diferentes departamentos de la Generalidad catalana de varios municipios, cazadores, agricultores y forestales han constituido hoy en Vic (Barcelona) la Comisión Técnica que hará el seguimiento de un plan piloto para prevenir y mitigar los daños que producen los abundantes jabalíes que viven en los bosques de la comarca de Osona.

El plan piloto se ha iniciado formalmente este jueves con la constitución de esta comisión y con la presencia de la directora general de Ecosistemas Forestales y Gestión del Medio, Montse Barniol.

La comisión está formada por representantes del sector agrario, gestores de las áreas de caza, gestores y propietarios forestales, representantes de la Generalitat competentes en materias como la gestión cinegética, la ganadería y la sanidad animal, la conservación de la naturaleza y de los espacios naturales protegidos, la movilidad en las carreteras, y la seguridad ciudadana.

También está integrada por ayuntamientos, consejos comarcales, Diputación de Barcelona, el Cuerpo de Agentes Rurales y la Unidad de Medio Ambiente de los Mossos.

Durante esta primera reunión se ha presentado el borrador de Plan elaborado por el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, tras identificar los principales problemas que genera esta especie en un ámbito geográfico donde los daños se sitúan en la llanura agrícola y en ciertos tramos de la red principal de carreteras.

El Plan amplía los límites a los macizos forestales que rodean la comarca y que constituyen el núcleo de la extensa población de jabalíes que crece cada día.

El Plan se aplicará en una superficie aproximada de 187.000 hectáreas, e incluye principalmente los municipios de la zona noreste de la comarca que son los que presentan más densidades de jabalí así como algunos municipios de las comarcas vecinas del Ripollès, la Selva, Garrotxa y el Vallès Oriental.

El objetivo es reducir los daños a la agricultura, los accidentes de tráfico y equilibrar las poblaciones de jabalíes con cazas controladas para reducir los ejemplares y gestionar su hábitat para limitar las condiciones ambientales de refugio y alimento que el jabalí necesita.

Informa lavanguardia.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *