Consejos prácticos para el cuidado de tu perro en verano

27 junio, 2019 • Noticias de caza

Ante la ola de calor debemos extremar las precauciones en el cuidado de nuestros canes con el fin de evitar males mayores como los temidos golpes de calor.

Hidratación, alimentación o desparasitación son algunos de los factores a tener en cuenta y a los que prestar mayor atención.

Redacción | Nuestros compañeros de fatigas sufren más durante el verano debido a las altas temperaturas. Por ello, debemos adoptar una serie de precauciones extra para que puedan estar lo más cómodos y saludables posible.

Lo primero y fundamental es la hidratación. Si bien durante todo el año debe tener siempre agua a su disposición —incluso cuando salgas al campo puedes llevar un bebedero portátil—, en verano deberá tener una cantidad mayor ya que de esta manera podrán mantener su temperatura corporal óptima. Recuerda mantener el agua siempre en un sitio fresco. No obstante, deberás vigilar que no beba mucho en una sola vez, sino poco en veces espaciadas.

La importancia y el peligro del agua

En el campo deberás vigilar donde se baña el can para evitar accidentes innecesarios. Son múltiples los casos en los que cazadores han perdido la vida al intentar salvar a sus perros de ahogamientos.

Por otro lado, con el fin de mantenerlos frescos, es buena opción pulverizar agua sobre el lomo del animal, la cabeza y las patas. De esta manera, mantendrás su temperatura corporal. No obstante, tampoco es bueno para su piel que estén siempre húmedos, por lo que deberás buscar ese equilibrio.

Otro aspecto a tener en cuenta es la temperatura ambiente del lugar donde se encuentre el perro. Si está en casa, procura que no se ponga frente a la corriente del aire acondicionado, sí que podría frente al ventilador. La razón de no dejarle bajo el aire es que un cambio brusco de la temperatura —cuando salga de casa, o sale al patio si lo tienes— podría provocarle un golpe de calor que podría ser fatal. Si por el contrario, vive fuera de casa, procura que siempre tenga un lugar fresco con sombra donde echarse y refugiarse del sol abrasador de esta época.

La importancia del pelo del perro

El pelo del perro también es otro factor importante, no a todos los perros se les puede recortar. La piel es un órgano delicado y el pelo ayuda a protegerlo, los perros con pelo largo por norma general lo mudan en verano quedando con una capa más corta que no es óptimo recortar. Lo mejor en estos casos es que acudas a un profesional que te pueda asesorar al respecto dependiendo de la raza del can. Por el contrario, si es beneficioso que lo cepilles habitualmente para retirar restos de polvo, maleza o pelo sobrantes que pueden dar más calor al animal.

Algo que debes observar es si tu perro prefiere tumbarse en el suelo antes que en el lugar que le tengas preparado para dormir. Existen productos como las esterillas refrigerantes, que absorben el calor corporal del can, o las camas elevadas que podrían servir de gran ayuda para refrescar a tu perro de una manera económica y sencilla.

Precacución con el ejercicio físico

El ejercicio, algo tan habitual e importante en razas muy activas como lo suelen ser los perros de caza —por norma general, aunque luego entre el juego el carácter del perro—, puede convertirse en algo perjudicial en verano si no se tiene cuidado. Este es otro punto en el que debes extremar las precauciones. Jamás salgas a correr, o de paseo simplemente, en las horas centrales del día -entre las 12 y las 4 de la tarde-; es cuando el sol se encuentra más perpendicular y por tanto su incidencia es mayor. Si, además, ves que el perro rehúsa andar no lo obligues, es mejor una retirada a tiempo.

El golpe de calor es uno de los mayores riesgos que puede sufrir tu perro en verano. Por eso es tan importante seguir todos estos consejos. Los cachorros y los canes de avanzada edad son más susceptibles a ellos que el resto de perros, por lo tanto, si es tu caso, extrema las precauciones aún más si cabe.

Los síntomas de un golpe de calor pueden ser: jadeo excesivo, respiración acelerada, salivación abundante, temperatura corporal alta, torpeza, ritmo cardíaco acelerado… Si los descubres intenta bajar la temperatura corporal del perro inmediatamente con agua a temperatura ambiente —nunca fría—. No tapes al perro ni lo obligues a beber. Una vez en el coche enciende el aire acondicionado sin que este dé de manera directa al can y dirígete a la clínica veterinaria más cercana.

Otras recomendaciones

Durante el verano, al igual que los humanos, el perro puede mostrar una mayor falta de apetito debido al calor, no te preocupes, es normal. No obstante, no debes cambiar su alimentación de forma radical, si deseas hacerlo lo mejor es que lo consultes con tu veterinario de confianza. Además, deberías ofrecer la comida a tu can a primera hora de la mañana o por la noche, será cuando más fresco haga y tenderá a comer mejor.

Por último, en verano has de saber que la protección contra insectos es de suma importancia. Desparasita debidamente a tu perro con las indicaciones de tu veterinario de confianza y revisa al animal después de cada salida al campo. Una garrapata, por ejemplo, puede ser mortal si no se detecta a tiempo.

Consejos de la RFEC ante la ola de calor

Así pues, y ante la ola de calor que afrontará España en los próximos días, desde la Real Federación Española de Caza (RFEC) piden «a todos los cazadores que tengan especial cuidado con sus perros» ante el peligro de golpes de calor.

Además, la Federación hace especial hincapié en «no dejar nunca a los perros en el interior de un vehículo, ni siquiera a la sombra y con las ventanillas abiertas», ya que esto supone una trampa mortal para ellos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *