Cientos de perdices soltadas en España y Portugal para conservar el águila imperial

1 marzo, 2017 • Noticias de caza

Cientos de perdices rojas se sueltan en dehesas de España y Portugal como medida para preservar especies como el águila imperial ibérica. La Fundación Naturaleza y Hombre ha ha soltado 600 perdices en 4.000 hectáreas de fincas de Castilla y León y Extremadura, y en una segunda fase liberarán una cantidad similar en dehesas portuguesas. Estas repoblaciones se enmarcan en un proyecto que cuenta con una financiación de 2,5 millones de euros y contempla además la creación de plataformas para alimentación de buitres negros y actuaciones para evitar que prolifere ‘la seca’.

La Fundación Naturaleza y Hombre, que opera en España y Portugal, anunció hoy que hará sueltas de varios cientos de perdices rojas en las dehesas de ambos países como medida para preservar otras especies muy amenazadas como el águila imperial ibérica.

Según la Fundación, «la perdiz roja, un ave terrestre y sedentaria, es esencial en la cadena trófica de predadores tan emblemáticos como el águila imperial ibérica».

En la Península Ibérica hay alrededor de 400 parejas de esta variedad de águila endémica de España y Portugal y su alimentación principal son las perdices y el conejo.

Esta iniciativa de repoblación se enmarca dentro del proyecto “Life-Club de Fincas”, iniciativa financiada por la Unión Europea para la conservación de entornos de dehesa ibérica.

Según explicó hoy a Efe el presidente de Naturaleza y Hombre, Carlos Sánchez, a este club ya se han adscrito numerosas dehesas de ambos países, sobre todo de Castilla y León, Extremadura y de comarcas de la región Centro de Portugal como Sabugal, Almeida o Faia Brava.

En una primera fase, la Fundación Naturaleza y Hombre ha soltado 600 perdices en 4.000 hectáreas de fincas de Castilla y León y Extremadura y en una segunda fase harán una suelta similar en las dehesas de Portugal.

«Son animales que han sido criados por una granja especializada para sean lo más salvaje posible», argumentó Sánchez.

Con el incremento de la presencia de perdiz roja, que se alimenta principalmente de vegetales, frutos silvestres e insectos, se aumentan los recursos tróficos disponibles en las fincas que se enmarcan en el proyecto europeo “Life-Club de Fincas”.

Para vigilar la adaptación de las perdices rojas que se han soltado, varios técnicos de la Fundación Naturaleza y Hombre permanecerán en las zonas durante varias semanas.

En el marco de este mismo proyecto, que cuenta con una financiación de 2,5 millones de euros, la Fundación Naturaleza y Hombre también desarrolla otros trabajos en favor de la conservación de las especies que habitan en la dehesa.

Una de estas iniciativas es la construcción de plataformas para la alimentación del buitre negro o intervenciones para evitar que prolifere la enfermedad conocida como “la seca” y que acaba de manera fulminante con encinares y robledales.

Los técnicos de esta fundación también están desarrollando trabajos de reforestación en los parajes de ribera de las dehesas.

Informa elconfidencial.com

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *