Cazar no es matar

22 octubre, 2012 • Pluma invitada

Artículo cortesía de Pedro Pita:

El deporte de la caza, tiene un gran abanico de secuencias: la presencia de las especies, apuntar, disparar, acertar, abatir y al final sobreviene la muerte del animal que se persigue si tenemos esa suerte o puntería.

Conocemos demasiado bien los amantes de este deporte que existen muchas modalidades de cazar, yo divido el cazar del matar y lo desarrollo: es como cuando en el pueblo todos tenemos un cercado en los patios y tenemos conejos, pollos, gallinas, hasta patos y los sacrificamos para nuestro consumo, desgraciadamente yo ya no puedo deleitarme con estos manjares, pero hace muchos años yo consumía mis propios animales de dicho patio, y puedo dar fe que en unas condiciones exquisitas.cazar no es matar

Si salimos de caza no sabes nunca hasta el termino de la jornada el desenlace de dicha jornada, cuantos días en estas jornadas no has pegado ni un solo tiro,”eso lo contamos poco” y lo bonito que es esas carreras de los ciervos, las ciervas paradas en las dehesas, esas nubes cerrando monte, o simplemente, que te caiga la lluvia sobre la cara, te da por bueno el madrugón y en  compañía de tu amigo el perro de caza.

Cuando entramos en el patio y cogemos un animal, “eso no es caza es matar “para nuestro consumo .Déjenme indicar a los amantes de la caza que no empleemos la palabra matar por caza y mucho mas en las típicas tertulias con gente ajenas a nuestro deporte.repasen sobre nuestra gran afición, esa ilusión y en muchos casos que algunos desarrollamos con sincera pasión. Gran parte de los difamadores de la caza se escudan en emplear la idea absurda que entre laza el deporte de la caza con la muerte de un animal,  aunque este es un detalle propio de la caza.

El autentico cazador no persigue la muerte del animal lo que le enamora es el propio lance, en conclusión, todo lo que relaciona el  deporte de la caza y no solo la muerte del animal. Un fallo que se comete con mucha frecuencia es que  los cazadores para defendernos de los reproches de ciertos detractores, que nos  incriminan que matamos animales, salimos al paso diciendo que todo el mundo mata animales y que los animales que consumimos también se  matan. No es una razón de sentido común nuestro autentico argumento, tenemos que centrarlo creo que únicamente por exponer que en este deporte lo que se persigue es cazar la pieza, no matarla.  Intentar explicar la gran disconformidad entre cazar y matar no es nada sencillo, pero en este punto se tiene que basar la autentica defensa de este deporte.  Nuestra caza tiene características ecológicas importante, las culturales, sociales y sobre todo económicas, que no son solo la de la muerte de un animal.

Cazadores: la caza en sí no es ni buena ni mala, obedece siempre de cómo se realice. Tenemos que pensar en todas nuestras jornadas cinegéticas que: CAZAR NO ES MATAR.



Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *