Cazar lobos por «razones ambientales y socioeconómicas»

18 septiembre, 2018 • Noticias de caza

La Junta de Castilla y León ha tenido que suspender el plan de gestión del lobo pero reconoce la necesidad de su caza al norte del Duero.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha insistido en la necesidad de la caza del lobo al norte del Duero «por razones ambientales y socioeconómicas», que benefician especialmente al medio rural, pese a que haya tenido que ordenar el cese de la caza del cánido, al aceptar el recurso de la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (Ascel), que impide el aprovechamiento cinegético de la especie de manera «momentánea».

La Junta atendió el requerimiento de Ascel sobre el lobo, debido a que las normas en base a las cuales se dictó este Plan de Aprovechamientos comarcales de Lobo para las Temporadas 2016-2017, 2017-2018 y 2018-2019 «han sido modificadas por la propia Junta de acuerdo con los criterios mantenidos por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León, con sede en Valladolid, a través de diversas resoluciones judiciales».

El departamento que dirige el consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones subrayó que la «seguridad jurídica y la estabilidad de las normas» deben guiar «la reconfiguración del marco normativo que fomenta la actividad» y que motiva la anulación del plan del lobo, «sin perjuicio, también, de las actividades de control de la especie que procedan en el marco de la legislación vigente. De esta manera, se seguirá trabajando para garantizar la compatibilidad de un estado de conservación favorable del lobo con las actividades ganaderas en los territorios al norte del Duero».

Se recuerda que el aprovechamiento cinegético del cánido al norte del Duero «tiene un estatus jurídico por normativa europea y nacional, que la hace susceptible de ser especie cinegética», si bien recae sobre el plan de aprovechamiento la suspensión cautelar d éste, dictada por el TSJ.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente recuerda que el número de ataques de lobo a la cabaña ganadera «está aumentando de forma alarmante en los últimos meses», por lo que la caza «conlleva numerosos beneficios ambientales y económico-sociales» en especial para las zonas rurales. La actividad cinegética no es compatible, apunta, con «un estado de conservación favorable» del lobo.

Informa A. Domingo para diariodeleon.es


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *