Cazando con los extremeños

17 enero, 2011 • Miscelánea

Ignorando las grandes dotes del duplo cazador-perro, éste sábado me levanté con las ganas y la ilusión de pasar un día inolvidable entre mis amigos extremeños. Aunque una desdichada gripe, con su asociada fiebre golpearon con todas sus armas, no consiguieron intimidarme.

En la puerta de una espectacular finca toledana, me esperaban impacientes por empezar a cazar. Como siempre, tras los saludos pertinentes, nos preparamos anímicamente para la dura jornada de caza que nos esperaba.

El terreno, que además de escarpado estaba acompañado de intensa vegetación, provocó que tuviéramos que dar más voces de las debidas para situarnos correctamente.

Los perros, ocultados tras la vegetación, estuvieron al principio de la jornada de caza algo más descontrolados de lo habitual, corriendo de aquí para allá, sobre todo mi cachorrón Atila, que con tanta ladra no hacía más que ir de aquí para allá.

La mañana, a ratos intensa, a ratos aburrida estuvo presidida por un tiempo que no pudo ser mejor, de ahí que se prolongase durante algo más de seis horas.

Los perros enlazaban lance tras lance, pero los cazadores, observaban desde cerca sin poder hacer nada. Los conejos a esta altura resabiados, junto con la abundante maleza, ponían su pellejo muy caro.

A media mañana, nos pasamos a una ladera de esparto, dónde mis amigos Jesús y Vicente, abatieron dos y un conejo respectivamente. Los conejos sabiendo el escudo vegetal que tienen, no salían a los claros, provocando que los tiros fuesen a tenazón.

La última hora, Juanito “el granaino” y yo, nos retiramos del grupo en busca de las perdices, y aunque conseguimos sacar una misma perdiz en tres ocasiones, no conseguimos abatirla. Pero mientras buscábamos las perdices, dimos con algún que otro conejo, de los cuales pudimos tirar dos, cobrando uno.

Tras acabar la mañana con un buen taco en el que destacaron los embutidos y una amena conversación, nos despedimos pensando en el próximo encuentro.




2 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Francisco Lorenzo Marquez dice:

    Leyendo, siento como si hubiera estado allí con vosotros. Gracias por el relato.

  2. De eso se trata Francisco. Siempre hay que intentar transmitir al lector lo máximo posible, aunque no se consiga.

    Gracias a ti por leerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *