Cazados tres furtivos que empleaban una carabina con un silenciador acoplado

19 noviembre, 2016 • Actualidad

Agentes de la Guardia Civil interceptaron a los sospechosos cerca de un cementerio de Vilaboa con un conejo ya abatido y con una carabina del 22 preparada para disparar dentro del vehículo en el que circulaban.

Agentes de la Guardia Civil de Pontevedra interceptaron ayer a tres cazadores furtivos en las inmediaciones del cementerio de Santa Cristina de Cobres, en Vilaboa. Mientras dos de ellos tienen el domicilio en esta municipio, el tercero reside en la ciudad de Pontevedra.

furtivos-carabina-22

Los integrantes de una patrulla del instituto armado localizaron a los sospechosos cuando circulaban en un todoterreno, en cuyo interior los agentes descubrieron una carabina del calibre 22. «El arma estaba al alcance de la mano del acompañante que ocupaba el asiento delantero y dispuesta para disparar, con una bala en la recámara y cinco más en el cargador», reseñaron desde la Comandancia, así como que el rifle tenía acoplado un silenciador y una mira telescópica.

De igual modo, fue intervenida una linterna de gran potencia conectada con el sistema eléctrico del vehículo que se considera es un «elemento complementario para facilitar el ejercicio de la caza en horas nocturnas». Y en el capó, un conejo que habían abatido recientemente.

La Guardia Civil denunció a los tres ocupantes del vehículo por dos infracciones muy graves a la Ley de Caza, una de ellas por utilizar fuentes artificiales de luz y otra por hacerlo con un arma con dispositivos auxiliares no autorizados (silenciador y mira telescópica), así como se tramitó una tercera infracción, esta ya grave, por cazar durante la noche. Al margen de estas denuncias administrativas, cuya responsabilidad sancionadora corresponde a la Xunta, el instituto armado anunció, por un lado, la apertura de los correspondientes expedientes de revocación de las licencias de armas de las que son titulares estas personas y, por otro, la investigación penal al ocupante del vehículo, que dijo ser responsable del arma, por un supuesto delito de tenencia de armas prohibidas. Tal consideración fue adquirida por la carabina en el mismo momento en el que le acoplaron el silenciador.

Informa: lavozdegalicia.es


Hay sólo 1 comentario. Yo sé que quieres decir algo:

  1. Isaac dice:

    Menudo crimen!!! Cuántas medallas para los señores agentes!!! Un conejo!! Todo un conejo!!! Que gran servicio!!!. Y comentar que los gilipollas de la carabina se la podían meter por donde yo se. Son los que nos desprestigian a los verdaderos cazadores. Nada más que ver el notición. Un conejo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *