Cazadores con derechos y obligaciones

27 noviembre, 2017 • Pluma invitada

La caza ha sido perseguida, probablemente, desde que la gente comenzó a vivir en las ciudades, pero aún más si cabe está siendo perseguida, en los últimos años, por grupos de personas que, ajenos a la realidad de la vida natural, manipulan la información a su antojo. Engañando a todas aquellas personas que olvidadas de su origen rural, consideran el medio ambiente como un lugar de cuento de hadas.

Muchos somos los que intentamos paliar esta nueva moda y poner un poco de cordura ante tanta locura. Defendiendo los derechos que, como personas de esta sociedad, como humanos y sobre todo como cazadores, los mayores cuidadores del ecosistema y del medio natural, tenemos, pero… los cazadores no sólo tenemos derechos sino que también tenemos obligaciones, obligaciones que debemos cumplir con esmero y con tesón.

Los cazadores somos los encargados del cuidado de los ecosistemas, y cuando hablamos de ecosistemas debemos entender el medio como un todo: el conjunto de todos los seres vivos que conforman el medio. Con ello me refiero a especies vegetales y animales, ya sean cinegéticas o no. Como cazadores, debemos estar pendientes en las épocas de sequía de que los animales tengan agua y comida, debemos respetar las épocas de cría, debemos respetar los refugios naturales de las especies animales y animar a los agricultores a que también lo hagan. Debemos respetar las especies no cinegéticas y las especies cinegéticas seleccionando aquello que entra por nuestro punto de mira, debemos respetar la pieza abatida hasta el final del acto de la cacería. Y debemos respetar el entorno en el que cazamos, dejándolo como lo encontramos, recogiendo restos de suciedad propios y ajenos, así como vainas de balas y cartuchos que tantas y tantas veces se quedan en el campo contaminando todo a su alrededor y poniendo en peligro nuestro lugar favorito en el mundo.

Siempre he defendido la caza como el mejor medio de cuidado y conservación de la naturaleza y así lo creo fervientemente, pero todavía más hoy si cabe debemos hacer hincapié en nuestras obligaciones y convertirlas en meras rutinas que completen el día de caza perfecto.

Bea Alcoya

 


2 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Daniel dice:

    Estoy contigo Bea.

    Tenemos derechos pero también obligaciones.

    Buen artículo!

  2. Víctor dice:

    Hola, tenemos derecho y obligaciones,y yo me pregunto,soy cazador desde que tengo uso de razón, todo Los impuestos que yo pago por cazar,y la cual yo no sé en qué sé utiliza,la sensación que tengo es que pagó para ser perseguido como si fuese un delincuente, cuando estoy practicando mi deporte preferido,en vez de ayudar y fomentar la caza como deporte, sé hace todo lo contrario, que es distruir,en vez de ayudar para que la caza siga adelante, y con lo con ello significa , impuestos de todo los cazadores,en lo cual no veo yo muchos resultados , por la mala gestión de todo Las instituciones , son unos auténticos batatas y no se enteran de nada ,lo único que quieren es estar sí hacer nada para llevarse un sueldo sin dar un palo al agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *