Caza y Leyenda: Los leones de Tsavo(II)

6 febrero, 2012 • Miscelánea

Hace un tiempo escribimos la historia de los leones de Tsavo, cazadores de hombres, cazados por el coronel Patterson y hoy disecados y expuestos en el Museo “Field” de Historia Natural de Chicago. Dejamos algunos interrogantes que intentarremos contestar ahora.

Los leones de Tsavo son famosos, además de por su caza de humanos, por no tener melena. El libro de Philip Caputo, “Los fantasmas de Tsavo”, editado por RBA para National Geographic, explica una teoría más que interesante, sobre las dos razas del león africano.  En primer lugar destaca la raza de sabana, con una enorme melena, marrón oscura o negra en los adultos. La segunda sería de origen cavernario, descendiente directamente de leones primitivos, mucho más grandes y carentes de melena. Esta hipótesis sobre la segunda raza de leones, se ve apoyada por la aparición de restos de animales cazados o carroñeados por leones, cuando esta no es una costumbre del león de sabana. Aunque la teoría no se ha demostrado aún, es muy interesante, ya que muchos de los leones cazadores de hombres que han aparecido en la historia de África, han sido leones sin melena. Esta característica no solo se da en Tsavo, si no en otras zonas de África.

En relación con la leyenda de los cazadores de hombres Fantasma y Oscuridad, el coronel Patterson encontró su cueva, quedando horrorizado por la cantidad de huesos humanos encontrados. En 1997 esta cueva fue redescubierta, pero lo que se encontró no ofrece una idea clara de lo que pasó, por lo que una conclusión pudiera ser que Patterson encontrara restos de enterramientos Taita.

Entonces, ¿qué hizo que Fantasma y Oscuridad, leones machos y sanos realizaran esa caza de humanos? Las personas no son parte de la dieta de los leones, muchos de ellos más carroñeros que cazadores, y es raro que ataquen a hombres si no están amenazados o heridos. La respuesta puede ser que una o dos generaciones de leones antes que ellos, se acostumbraran a comer carne humana, debido a la cantidad de caravanas swahili que pasaban por esta zona, abandonando los cuerpos de los muertos por enfermedad sin enterrar y creando una carroña fácil para los leones. A esto le unimos que las tribus de esta región no acostumbran a enterrar a los muertos, sino que los dejan en la sabana a merced de los carroñeros. Estos acontecimientos y una plaga de peste entre los animales de Tsavo, empujó a Fantasma y Oscuridad a comer carne humana.

Los leones de Tsavo, leyenda viva de África, cazados por un cazador de renombre, legendario, han dejado su huella profunda en la región. Mitad mito, realidad seguro, lo que está claro es que, cuando la cosa se puso fea, las autoridades de la zona acudieron a un cazador.



Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *