Caza menor. Caza al Paso

2 diciembre, 2011 • Información de interés

En la modalidad de caza menor,  denominada caza al paso, el cazador construye un puesto en aquellos lugares en los que determinadas aves, generalmente migratorias, tienen su paso, ya por razones viajeras, ya porque accedan a los comederos, bebederos y dormideros.

caza al paso

La elección de la zona de paso, de ahí el nombre de caza al paso, requiere primeramente horas de observación para luego construir el puesto allí donde las cualidades del terreno y paso de las aves sean óptimos para este tipo de caza menor.

El puesto debe ser circular y bien camuflado para evitar ser descubiertos por la aguda vista de palomas, tórtolas, zorzales, etc., y lograr que entren confiadas al campo de tiro.

El inconveniente mayor de la caza al paso reside en el carácter aventurero de algunas aves como torcaces y anátidas. A ésta circunstancia hay que unir otras propiamente naturales como fuertes vientos, lluvias o temperaturas extremas. Por todo ello, no es de extrañar que en un mismo lugar, se consigan un día abundantes perchas y el siguiente no apretar ni el gatillo.

La caza al paso de las acuáticas, requiere un tratamiento diferente debido a las características de sus zonas de paso: marismas, lagunas y embalses. Los puestos se colocan por tanto en las orillas lagunares así como en la misma masa acuática, utilizándose para ello toneles anclados o barcas camufladas con vegetación.

Este tipo de caza se realiza de madrugada, cuando estas aves abandonan sus dormideros acuáticos para buscar el alimento en otras zonas, o al ocaso, cuando vuelven de nuevo a estos dormideros. Durante el día resulta eficaz la caza con cimbeles artificiales, que distribuidos por el agua, atraen a patos que sobrevuelan la zona.

Fuente de la imagen: Google



Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *