El catedrático Fernando Pantaleón defiende que la responsabilidad en accidentes recaiga sobre las aseguradoras

2 junio, 2017 • Noticias de caza

El catedrático de Derecho Civil de la Universidad Autónoma de Madrid Fernando Pantaleón Prieto afirma que «no es mala idea» atribuir la responsabilidad de los accidentes con especies cinegéticas a los conductores. De esta manera, Pantaleón explica que serían las aseguradoras las que tendrían que costear con los gastos de los siniestros. Salvo que se demostrase que el accidente ha sido provocado por una acción de caza, lo que responsabilizaría al coto de caza, «lo lógico» para el catedrático sería que las aseguradores cubrieran estos sucesos.

Imagen de accidente en carretera con jabalí.

Los abundantes accidentes ocasionados por los atropellos de especies cinegéticas, corzos y jabalíes en su mayor parte, han generado amplia polémica entre las partes en los últimos tiempos, con una reforma legislativa por medio que no ha satisfecho ni mucho menos a los implicados, especialmente a los conductores.

Sobre el nuevo régimen sobre la materia disertó ayer en Gijón Fernando Pantaleón Prieto, catedrático de Derecho Civil de la Universidad Autónoma de Madrid, en el marco de l XV Congreso de responsabilidad civil que estos días se celebra en la Feria de Muestras. Y el experto lo tiene claro. Hacer recaer la responsabilidad de este tipo de accidentes en el conductor “no es una mala idea”.

Y no lo es por dos motivos fundamentales. En primer lugar porque “el legislador no está diciendo que el conductor sea culpable, está diciendo que la mejor manera de administrar esos problemas es que responda el asegurador del vehículo, esa es la idea. El conductor no es responsable, el responsable es la aseguradora”, sostiene Pantaleón.

Hasta ahora se solía considerar que la responsabilidad recaía en los cotos de caza, y han sido sus responsables y sus aseguradoras precisamente los que han incentivado esta reforma al considerar que muy injusto que les hicieran responsables siempre de los siniestros.

La ley ahora parte de la base de que este tipo de accidentes no son tanto de caza, sino de circulación, con lo que “se trata de ver cómo se reparte la responsabilidad y el daño entre las aseguradoras, que parece lo más racional”, apunta Fernando Pantaleón. Además, el experto advierte sobre la incorrección de “ver culpable al titular del coto e inocente al conductor, porque en la mayor parte de los casos no hay culpables”.

Al centrar la responsabilidad en el asegurador del coche, salvo que se pruebe que fue un accidente de caza, se estaría protegiendo en segundo lugar al conductor. Porque “salvo las nuevas cláusulas que se están empezando a vender con las pólizas de seguro, el conductor no está cubierto por el seguro del automóvil, hay una laguna de protección”. En este sentido Pantaleón recuerda que el seguro obligatorio en España cubre a los terceros y a los ocupantes, pero no al conductor. “Lo lógico es que el legislador diga, como en Francia, que el conductor está protegido por el seguro obligatorio o lo que ya está pasando, que se vendan seguros que cubren al conductor en estos casos sin excesivas subidas de prima, lo que también es una buena solución”. En todo caso, el catedrático afirma que la reforma legal “no es tan disparatada, no es mala solución siempre que no se piense como responsable al conductor, sino a las aseguradoras; el conductor no va a responder, la que lo hace es la aseguradora y se trata de ver cómo administramos mejor los accidentes desde un punto de vista macroeconómico”.

Otra cuestión en la de las autopistas “en las que se supone que hemos formalizado un contrato por el que no debería haber animales, y el concesionario de autopistas es el responsable en caso de accidente”. Pero ojo con las autovías, que al tener ramales de entrada y salida no garantizan que no pasen animales. En ese caso se puede exigir responsabilidad a los concesionarios de mantenimiento, y esperar que el juez decida.

Informa Luján Palacios para lne.es

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *