Casi 2.500 accidentes de tráfico provocados por jabalíes y otras especies de caza

4 diciembre, 2018 • Noticias de caza

Durante 2018 se han registrado en Cataluña 2.500 siniestros provocados por la fauna salvaje, y ante el riesgo de colisión los Mozos recomiendan chocar contra el animal antes que salirse de la vía.

La inmensa mayoría de los accidentes de tráfico provocados por animales salvajes en las carreteras catalanas se producen por culpa de jabalís. Las cifras de este tipo de accidentes, que también pueden causar heridos y hasta algunas víctimas mortales (casi siempre motoristas), son importantes. En lo que va de año, los Mozos de Esquadra han tenido que intervenir en lo que va de año en 2.496 siniestros con animales implicados, que provocaron heridas a 167 personas, aunque ninguna víctima mortal.

El Servicio Catalán de Tráfico ha divulgado hace unos días un mensaje a través de Twitter para alertar sobre la presencia de animales en las carreteras y el riesgo de accidentes, en el que también informan de los consejos para que el impacto con el animal cause el menor daño posible al vehículo y sus ocupantes.

Aunque no se lleva una clasificación por especies de animales, en la inmensa mayoría de siniestros aparecen implicados jabalís (un 80%) , seguidos de cerca por los corzos. En el primer caso se trata de animales de entre 80 y 150 kilos cuya colisión causa importantes daños.

Las señales confirman los puntos de riesgo

Según Jordi Batista, inspector jefe del Área Regional de Trànsit de Ponent de los Mozos de Esquadra, hay que extremar la precaución cuando se ve en la carretera la señal de animales salvajes. “Cada vez que se detecta una repetición de atropellos de animales en un determinado punto de una carretera o autopista, avisamos siempre al titular de la vía para que señalice el lugar. Por eso, si el conductor ve la señal significa que realmente ya ha habido accidentes en ese lugar y hay riesgo”, explica Batista.

Los Mozos de Esquadra ya han pedido que el dibujo de la señal sea el de un jabalí, el más habitual, en lugar del ciervo actual para que la advertencia tenga mas credibilidad entre los usuarios. “En las comarcas de Ponent por ejemplo no hay ciervos”, indica.

Para este experto de Mozos de Esquadra los conductores deben mantener la velocidad adecuada a la vía, sobre todo de noche, que es cuando más se producen estos accidentes con animales. “Si el límite de la carretera es de 80, hay que ir como mucho a 70 para poder reaccionar a tiempo si aparece el animal”, añade.

Las horas en que se producen más atropellos de animales salvajes es ahora en invierno entre las seis de la tarde y la medianoche. Evidentemente hay menos visibilidad lateral lo que impide ver al animal antes de cruzar y también en esa franja horaria circulan más vehículos”, precisa Batista.

Impactar con el animal

¿Y qué hacer si al salir de una curva el conductor se topa con un jabalí en medio de la calzada? “Es difícil prever cómo reaccionará cada persona cuando surge el  imprevisto. Pero aconsejamos frenar y mantener la dirección del vehículo para impactar con el animal antes de intentar esquivarlo, ya que si nos desviamos podríamos causar un choque frontal o salirnos de la carretera”, añade el policía. “Si golpeamos con el animal los daños serán solo de chapa”, precisa.

“Después del accidente es importante llamar al 112 para explicar lo ocurrido ya que si se deja el animal muerto o malherido en medio de la carretera otro vehículo podría colisionar después con el animal”, añade Batista. El agente descarta que el conductor pueda tener algún tipo de responsabilidad en el atropello de un animal salvaje.

Dificultad para reclamar

Otro problema que causan los accidentes con animales es la reparación de los daños. Con un vehículo asegurado a terceros apenas hay posibilidad de cobrar una indemnización para cubrir los daños. Si hace unos años había la posibilidad de demandar a los dueños de los cotos de caza de la zona o al titular de la carretera por la presencia del animal en la calzada, en el 2014 se modificó la ley que ahora limita las demandas de los cotos al periodo que coincida con una cacería. Los titulares de la carretera también se libran de pagar si la carretera está bien señalizada y correctamente vallada.

“Pero una reciente resolución del Tribunal Constitucional acaba de abrir la posibilidad a que los afectados por un accidente con un animal salvaje puedan volver a demandar a la Administración”, según ha explicado el abogado Sebastián Martínez Farriols, que ha llevado varias demandas por este tipo de accidentes.

Curiosamente, es mucho más fácil pedir una indemnización por los daños en el vehículo o en las personas si el accidente se produce contra un animal doméstico, como un perro, ya que su propietario debería de hacerse cargo a través de su seguro de responsabilidad. En el caso de un seguro a todo riesgo, la compañía siempre paga los daños propios.

Los motoristas se llevan la peor parte

Muy pocos de los accidentes de tráfico causados por la irrupción de los animales en la calzada son mortales. El pequeño tamaño de la mayoría de las especies implicadas, como los jabalís, influye en la baja mortalidad. La única excepción la protagonizan los motoristas. Las únicas víctimas mortales causadas por esta razón en las comarcas de Ponent del año pasado conducían motocicletas, advierte Jordi Batista, inspector jefe de Mozos experto en estos siniestros.

Así como en un turismo o una furgoneta el impacto con un animal de 200 kilos puede causar su salida de la vía o dejar el vehículo inservible, en las motos el impacto provoca siempre la caída del conductor.

Otra de las circunstancias que agrava el siniestro es el tamaño del animal. Un impacto contra un caballo provoca que este o parte de él entre dentro del habitáculo de los pasajeros y los lesione. Afortunadamente, estos atropellos a caballos o vacas son muy excepcionales.

Informa Óscar Hernández para elperiodico.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *