Cartuchos del calibre 12 y del 20 con las mismas escopetas y cargas: ¿cuál plomea mejor?

27 agosto, 2019 • Armas, munición y complementos

Una escopeta del calibre 12 y otra similar del 20, con cartuchos de cargas idénticas, ¿cómo plomean? Este artículo te revela los resultados tras hacer pruebas de plomeo.

Juan Francisco París | Como las escopetas del calibre 12 pueden disparar cargas más pesadas de perdigones que las de calibres más pequeños, se puede afirmar que, en general, las del 12 son más potentes y que tienen un alcance efectivo superior a las de menor calibre. Pero, ¿qué ocurre si las utilizamos con la misma carga? ¿El plomeo del 12 seguiría siendo más efectivo o por el contrario se impone el de los cartuchos de pequeño calibre?

Hay cazadores que creen, aunque por fortuna cada vez menos, que una escopeta de pequeño calibre “alarga” más los tiros que la del 12. Por las consultas que me han hecho en diversas ocasiones lectores y conocidos sobre el particular, sé que esta opinión errónea se basa en que confunden el choque con el diámetro del ánima y consideran que el cañón de las escopetas de pequeño calibre es algo así como un super-choque. Además, cuando han cazado con estas escopetas o han visto utilizarlas a personas que tiran bien, se quedan maravillados por su efectividad, lo que les hace pensar que están en lo cierto, que  concentran más el plomeo.

Cartuchos del 12 y del 20 con carga similar

El 12 y el 20 también comparten la carga de 32 gramos.

No sé si será porque las personas que me conocen o leen mis artículos saben lo que opino sobre el particular, porque lo he publicado en numerosas ocasiones, pero lo cierto es que hace tiempo que ya no me suelen preguntarme por el supuesto mayor alcance efectivo de los calibres pequeños en general, pero sí por la efectividad del 20.

La mayoría no desean saber si el 20 plomea mejor sino si, con la misma carga, plomea mejor, peor o igual que el 12. Es una duda más lógica porque, efectivamente, ambos calibres pueden disparar la misma carga, por ejemplo 28 gramos del mismo número de perdigones. Recuerdo que cuando me la plantearon por primera vez, hace ya algunos años, no supe muy bien qué decir. Respondí algo así como “tiene que ser muy similar; unas veces a favor del 20 y otras del 12 dependiendo de la calidad de la munición y de las armas utilizadas”.

Pero no, “gana” el 12

Como a mi también me picó la curiosidad, tan pronto como pude hice algunas pruebas de plomeo utilizando escopetas semiautomáticas con recámara de 76 mm de la misma marca (Beretta) de ambos calibres. Las primera pruebas las hice con cartuchos UUE (Río) y Armusa cargados con 28 gramos de perdigones del número 7, con el choque de tres estrellas y tirando con apoyo a 36 metros sobre blancos circulares de 76 cm. Plomeó mejor el 12.

Meses después, aunque ya conocía la razón por la que plomeaba mejor el 12, volví a repetirlas para ver cómo plomeaban otros cartuchos del 12 y 20 con 28 g y las cargas del 12 y del 20 de 32 gramos  —20 semi-magnum–—, aunque de forma no siempre tan ortodoxa como hice las primeras pruebas: para simplificarlas utilicé también como dianas blanco de tiro de precisión de fuego central, que solo miden 50 centímetros, pero como tienen un círculo central de color negro puedes apuntar muy bien. Usando este tipo de blancos comparé el plomeo del 12 utilizando incluso cartuchos del 12 cargados con taco de fieltro y varios cartuchos de 32 gramos de perdigones del 7 12-70 —Armusa AM 2; B&P, etc.—, con municiones  20-70 GB y Trust del 7 que plomearon aún peor. Es similar, por no decir ligeramente peor, al que se obtiene utilizando cartuchos 12-70 de 32 gramos con taco de fieltro o de otro material, pero sin copa.

Cabe añadir que en algunas ocasiones también he comparado el plomeo de 28 gramos del calibre 16 y el 20 y el de 12 con el 16 y siempre ha ganado el 12, aunque con un plomeo muy similar al del 16-70 cuando lo he disparado con cartuchos y escopetas antiguas pero de buena calidad, lo que no siempre es posible. Como las diferencias de plomeo son mínimas, con estos 3 calibres cargados con 28 gramos se puede cazar cualquier especie española en cualquier modalidad de caza menor, sobre todo si sabemos usar bien los choques.

Para comprobar lo bien y similar que plomean, aunque gane por la mínima el 12, les recomiendo que usen los blancos de tiro; no sirven para medir correctamente el plomeo porque su diámetro es muy inferior a 76 cm, pero sí para hacerse una idea de cómo plomea el cartucho o la escopeta y se pueden adquirir fácilmente en cualquier campo de tiro.

Pero retomando los calibres 12 y 20, si el peso de carga es la misma y el perdigón tiene el mismo diámetro, ¿por qué el 12 plomea mejor? ¿Magia?

Deforma menos los perdigones

Pues no es magia, sino lógica. Cuando me preguntaron por primera vez si plomeaba mejor el 12 o el 20, no caí en la cuenta que los perdigones de un cartucho de pequeño calibre se deforman más durante el disparo y, como la deformación del perdigón es la primera causa que provoca la dispersión de una carga de perdigones, es lógico que, aunque sea idéntica, el 12 plomee mejor que el 20 y el 16 mejor que el 20, etc., salvo que la cartuchería o la escopeta empleada sea de mala calidad. Algo que es difícil que ocurra con el 12 y con el 20, pero no con el 16 porque hasta hace poco los cartuchos dejaban bastante que desear comparados con los otros calibres y no digamos las escopetas.

¿Y por qué se van a deformar más los perdigones cuando se disparan en el 20? Pues porque la vaina del 20 es más estrecha. Y como es más estrecha, los perdigones de la carga de 28 gramos —que para el calibre 20-70 ya es máxim— se acomodan en una columna más larga, lo que obliga al fabricante a usar tacos contenedores cuya base —o zona de amortiguación— es más corta que la que tienen los del 12 o bien con una copa más corta, como se aprecia perfectamente en las fotos. No pueden utilizar tacos con una zona de amortiguación tan larga como la que tienen los tacos del 12 ni su copa puede ser tan larga porque entonces los perdigones no entrarían dentro de la vaina.

Por tanto, cuando se disparan 28 gramos del 20, los perdigones que se encuentran al final del taco están menos protegidos del calor de la pólvora que cuando se dispara la misma carga del 12, puesto que la zona de amortiguación del taco del 12 es más larga.

Pero además, sobre los perdigones que se encuentran en el fondo del taco del 20 hay más proyectiles —soportan más peso que los que están al final del taco del 12— porque la columna de plomos es más estrecha y cuando se produce el disparo se deforman más: al acelerarse bruscamente la carga y pasar de 0 a 400 m/s en los 70 cm del cañón, por reacción toda la columna de perdigones se apoya en los que están en el fondo del taco, provocando su aplastamiento.

Y por último, también se deforman más los disparados por el 20 porque cuando la columna de perdigones sale de la recámara y se desplaza por el cañón un mayor número de perdigones, aunque estén dentro del taco —que no es así, siempre hay perdigones fuera de la copa—, friccionan más con las paredes del cañón y entre ellos, ya que la columna de plomos es más larga.

Y con 32 gramos, peor

Pese a todo lo dicho, y aunque “gana” el 12 con 28 gramos, las diferencias de plomeo entre ambos calibres gramos es mínima y acorde con el choque utilizado: superior al 55 por ciento de perdigones dentro del círculo, que se corresponde con el choque de tres estrellas.

Sin embargo, cuando el 20-70 se dispara con la carga de 32 gramos la deformación que sufren los perdigones es mayor. Tanto que el porcentaje de plomeo que se obtiene rara vez se ajustan a los choques: normalmente con choque de 3 estrellas el plomeo del 20 que he obtenido es del orden del 50 por ciento, que se corresponde con el plomeo de un choque de 4 estrellas.

La razón es la misma: el perdigón se deforma pero en este caso mucho más porque la presión que tiene que soportar es mayor. Esto se debe a que un cartucho de 32 gramos del 20 puede generar presiones superiores a los 750 kg/cm2, cuando la presión de los de 28 gramos ronda los 600. Pero, además, una carga del 20 de 32 gramos ya no se puede introducir dentro del mismo taco que usan los de 28 porque no caben, lo que obliga a los fabricantes a utilizar tacos con copas o zonas de amortiguación más cortas que protegen mucho peor a los perdigones. Resultado: plomeo notablemente inferior al  que consigue con la misma carga (32 gramos) el calibre 12-70 con el mismo choque.

Entonces, ¿es útil esta munición? Sí lo es, pero sobre todo para disparar perdigones gruesos —del número 6 o de mayor diámetro—. Los perdigones gruesos son menos sensibles a la deformación por la presión y en la cargas de 32 g entran un mayor número de proyectiles que en la de 28. Es cuestión de usar un grado más de choque que el que utilizaríamos con una escopeta del 12 y, muy importante, de manejarlos con precaución y dispararlos en armas modernas debido a la mayor presión que generan.


11 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Miquel Angel dice:

    Hola
    Muy interesante el articulo, si al calibre 20 lo comparamos con su cargs nominal 25g aprox. Y al 12 con su carga nominal de 32, las diferencias a favor del 12 serian iguales? Hablando de escopetas similares y mismo plomo
    Muchas gracias

  2. Miguel manies dice:

    Las escopetas del 20 son menos voluminosas y son más lijeras. Lo cual hace al arma sumamente agil y rapida y el cazador no se cansa ni la mitad.Y si bién hay escopetas del 12 lijeras, botan al disparar, por más antiretrocesos que lleven y son voluminosas. La conclusión,es que en casos gana el 12,como en puesto fijo y caza dificil y muy brava y en otros el 20,como caza de montaña y caza en pleno verano de piezas pequeñas. Yo tengo una de cada calibre y utilizo según circustancias del día a día, una ú otra.
    Matar, matan parecido si sabes lo que tienes entre manos y como utilizar la munición.

  3. Cristobal dice:

    La prueba esta hecja con el blanco parado, falso plomeo, ya que los perdigones no llegan todos al mismo tiempo al blanco, para saber bien la efectividad del plomeo, se tendria que hacer que el blanco se desplazase, y ver el efecto puro del plomeo….
    Un campo de tiro de jabali movil iria bien

  4. Genís dice:

    Para nada de acuerdo, se nota que no tiene conocimiento del calibre 20. Me da pena que alguien haga un artículo sin haberse informado. Supongo que también hay los intereses de los grandes por seguir con el 12 por los €€€€€€

  5. El jabalí viejo dice:

    Básicamente es así en teoría; pero no siempre.
    No sólo porque los perdigones se deformen sino también porque en una columna más larga y estrecha las diferencias de rozamiento y velocidades de los distintos perdigones varía de fracción en fracción.

    Por cierto. ¿Cuánto se deforman esos perdigones? Francamente los que he encontrado “clavados” en las perdices y palomas no estaban más deformados que los disparados con el 12. Quizá porque los deformes no llegaron a impactar? Mmm.

    Sin embargo es cierto como dice el artículo que los tacos son los responsables de un mejor o peor plomeo y en las pruebas sobre cartones se nota que un taco con un intermedio amortiguador de más de 15 mm ofrece un plomeo MUCHO mejor que uno menor de esa longitud.

    El único inconveniente es que para poder usarlos en el 20 (con cargas pesadas) hay que recurrir a vainas magnum (76mm).

    De hecho las vainas largo 70 pueden admitir cargas habituales del 20 magnum (las llamadas minimagnum o semimagnum), pero no los recomiendo por lo que he comentado.

    He hecho pruebas con el 20/76 y 35 gramos consiguiendo plomeos indistinguibles del 12. Repito, cuestión de taco y vaina largos.

    En resumen, esos problemas se solucionan con la versión magnum del 20; como de hecho son la mayoría de las escopetas modernas de este calibre.
    Pero ojo porque no todas las escopetas lo admiten y el reventón puede ser inevitable.

    Tampoco recomiendo usar municion magnum para cazas de “cañón caliente”. Es mejor reservarlas para otros cometidos.

    Otra canción es el perfil del plomo del 20… pero lo dejo por no enrrrollarme más aún.

  6. Jesús dice:

    Muy interesante el artículo. Cazo desde hace muchos años el conejo a la mano con la del 12 y 32 gr del 8. Y obtengo la misma efectividad que con la del 20 y 28 gr del 8. En mi modesta opinión, estando próximos a sus cargas nominales (32 gr en el 12 y unos 27 gr en el 20) los resultados son muy parejos, al menos en distancias no comprometidas. Dicho esto y a pesar de lo cual, no me iría a un puesto de torcaz con otro calibre que no fuera el 12.
    Un saludo y de nuevo gracias por el articulo

  7. Juan Francisco Paris dice:

    Hola

    Voy a tratar de contestar a las preguntas que me formulan en relación al artículo “Cartuchos del calibre 12 y del 20 con las mismas escopetas y cargas: ¿Cuál plomea mejor?”, no sin antes darles las gracias a todas las personas que la han formulado o bien han expresado su opinión.
    Lo hago por orden:

    Miguel Ángel: el plomeo no es otra cosa que la densidad de impactos que recibe el blanco –número de impactos por unidad de superficie– referido a una distancia y expresado en tantos por ciento del número total de perdigones que contiene el cartucho. Por tanto, si comparáramos el plomeo de un cartucho de 32 gramos del 12 y otro de 25 del 20, ambos de buena calidad, usando escopetas de calidad similar y utilizando el mismo choke y número de plomo, ganaría el 12 porque en 32 gramos entran un mayor número de perdigones.

    Miguel maines: me parece interesante lo que dice pero considero necesario puntualizar que el artículo no trata las características ergonómicas de las escopetas, solo compara municiones de los calibres 12-70 y 20-70. Y también añadir que, aunque no todas, sí existen escopetas ultraligeras del 12-76 cuyo retroceso es similar o inferior incluso al del 20-70 utilizando la misma carga de perdigones. Doy fe porque las he probado.

    Cristóbal: es tan cierto que los plomos se dispersan longitudinalmente como también lo es que el plomeo, por definición del concepto, se mide sobre blancos estáticos a una distancia determinada.
    Si tuviéramos en cuenta la dispersión longitudinal de los perdigones, popularmente conocida como “puro”, no estaríamos hablando de plomeo sino de otro concepto diferente porque, como he dicho, la definición de plomeo no lo tiene en cuenta y por esta razón el artículo tampoco, ya que trata el plomeo según su definición clásica, no el “puro”, cuya denominación correcta es dispersión longitudinal de la carga o cauda.
    El puro tiene todo un artículo porque la dispersión longitudinal produce normalmente en el blanco un efecto de “ametrallamiento” al recibir éste sucesivos impactos de perdigones que lo alcanzan unos después de otros, que es único y exclusivo de la balística de efectos de la escopeta porque no lo produce ningún otro arma de caza. Queda en el tintero.

    Genis: Me hace gracia lo que dice. Gracias por leer el artículo.

    Jabalí viejo: tan pequeña que ni siquiera tienen que ser visible. La más mínima deformación (o variación en peso, tamaño o rugosidad de la superficie) provoca una dispersión superior al actuar sobre cada perdigón una fuerza distinta de rozamiento con el aire.

    Jesús: gracias, totalmente de acuerdo. Pienso que es importante utilizar siempre la herramienta adecuada en cada labor y una escopeta no es más que una herramienta para cazar.

  8. Juan Ignacio dice:

    Tengo una semiautomica bereta a 400 calibre 20 tiro siempre cartuchos romana muniocione de 32 gramos tiro con choque briley de 3 estrellas, las perdices caen a unas distancias impresionantes.Saludos

  9. Juan Ignacio dice:

    Prácticamente para la caza de la perdiz y el conejo no veo diferencia entre el calibre 12 y 20 siempre que se dispare a distancias normales.Saludos

  10. Juan Ignacio dice:

    No estoy de acuerdo pues ahora se fabrica cartuchos de 20-70 en 32 gramos y la prueba habría que hacerla con las mismo modelo de escopeta el mismo choque y las misma clase de cartuchos.Saludos

  11. Pedro dice:

    Se agradece el articulo. Decir que estoy de acuerdo en su mayor parte. Personalmente yo también procuro hacer mis afirmaciones después de haber probado empíricamente, algo que mucha gente no entiende, y sigue pensando que es mas cuestión de fe, que de fisica. Uso el cal.20 desde hace años, empece por necesidad y con cierto temor, hoy no lo cambiaria por nada. sus ventajas, en peso de arma y municion, son evidentes, pero para mi la principal es que esa disposición en columna mas alargada del cal 20 hace que su puro en el aire también lo sea. Es posible que a la misma distancia aunue sea menos denso pueda tener hasta 1/4 mas de logitud, eso nos hace corregir errores de adelantamiento en tiro cruzado y de llegada en tiros frontales. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *