Consideran suspender la temporada por la escasez de conejos

16 octubre, 2018 • Noticias de caza

Los brotes de enfermedad vírica no son nuevos, pero el de este año parece haber superado en intensidad a otros registrados en años anteriores.

Algunas sociedades de caza han adoptado medidas, como es la suelta de conejos vacunados, para garantizar la población de lagomorfos.

La temporada de caza menor arranca en Galicia el domingo próximo, y se prolongará hasta principios de 2019. Pero en algunos “tecores” podría no llegar a organizarse ni una sola jornada cinegética con escopeta. La enfermedad vírica se ha extendido por el monte arousano en dos brotes distintos, y ha causado daños tan considerables que sociedades de cazadores como las de Catoira o Valga barajan no subir al monte con escopetas durante la presente campaña.

Aunque en menor medida, también constatan que la vírica ha hecho daño los presidentes de Karsita y Corazón de Salnés, Jesús Beloso y Rafael Otero, respectivamente. El primero de ellos sostiene que ellos mantienen ciertas esperanzas de poder cazar, “porque soltamos cien conejos autóctonos y vacunados, y parece que algunos han aguantado bien”. Rafael Otero, por su parte, declara que “hasta hace un mes se veía más abundancia de conejo que ahora”.

Los brotes de enfermedad vírica no son nuevos, pero el de este año sí habría superado en intensidad a otros registrados en años anteriores, obligando a más de una sociedad de caza a adoptar medidas para garantizar la población de conejos del territorio.

Jesús Beloso señala que Salnés es una comarca sensible a este tipo de episodios contagiosos, “porque a pesar de la sequía del verano, siempre conservan una cierta humedad”. Ese es el caldo de cultivo ideal para los parásitos que, con sus picaduras, transmiten posteriormente las enfermedades a los conejos. “No hay la caza que esperábamos, pero pensamos que al menos los primeros días se puede dar bien”, considera el presidente de Karsita, sociedad que extiende su “Tecor” -Territorio Cinegético Ordenado- desde Xiabre hasta Lobeira. Rafael Otero, por su parte, cree que aún hay mucha incertidumbre, y que no empezará a despejarse hasta el domingo próximo.

Entrenar a los perros

Aunque la temporada de caza empieza el domingo, ya son muchos los aficionados que están subiendo estos días a los montes. Lo hacen sin escopeta, con los perros, con la finalidad de entrenar a los animales para los trabajos de rastreo y para ir terminando las labores de puesta a punto de las colonias cinegéticas.

Así, los aficionados suben en sus vehículos con los caniles, y pasan unas horas recorriendo los caminos forestales. Es mediante esos sondeos previos como pueden determinar la cantidad de caza que podrán encontrar una vez empiece la campaña o el alcance de las enfermedades.

Durante estos días también se están intensificando las actuaciones de control e inspección por parte de los agentes del Seprona de la Guardia Civil.

Informa Anxo Martínez para farodevigo.es


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *