Balística interna 2ª parte

1ª parte del artículo (Pinchad aquí)

Para que se lleve a cabo este fenómeno, este cartucho ha de tener  una sustancia explosiva que será la que generará la fuerza o empuje del proyectil o proyectiles entre otros elementos, al exterior.

Por tanto, dentro del cartucho ha de ir alojada una sustancia capaz de desarrollar gases permanentes o materiales susceptibles de tomar el estado gaseoso en las condiciones de la reacción, constituye un cuerpo explosivo, pero en la práctica sólo se utilizan las que pueden experimentar una transformación rápida acompañada de gran desarrollo de calor, provocada exclusivamente por alguna causa externa como elevación de temperatura en un punto determinado, choque, fricción, etc.

Diremos que esta sustancia denominada pólvora, es aquella que tiene sus elementos en un estado tal de equilibrio que fácilmente pueden destruirse, resultando una nueva agrupación atómica que produce un gran volumen gaseoso y una elevada temperatura.

Cuando el proyectil es empujado por esos gases que hemos generado dentro de la vaina y logra desprenderse del ajuste con el que se ha colocado en la misma, busca la zona de menor obstáculo, por lo que viajará por el cañón, ésta rodará por el interior del mismo, marcando la parábola que le determinan las estrías. A través de un proceso giroscópico, esta punta se desplazará marcando esas secuencias que le señalan estas estrías hasta lograr alcanzar la boca de cañón del arma.

En este proceso intervienen el arma y el cartucho.

Pensemos que la recámara de un arma está pensada y diseñada para soportar en su interior grandes presiones y temperaturas por espacios o periodos de tiempo muy cortos.

Cuando se activa y  comienza a moverse el proyectil a una velocidad muy alta, se origina un fenómeno que consiste en la subida del volumen de los gases, dando lugar al aumento de la curva de presiones que pasará por un tope o límite y descenderá paulatinamente a medida que la punta o proyectil vaya avanzando o desplazándose por el cañón.

Rafael Martín Díaz: Entrenador Nacional de Tiro Olímpico




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *