Autorizan gasear madrigueras de conejos con monóxido de carbono para frenar la plaga

17 octubre, 2018 • Noticias de caza

Imagen de la plaga de conejos / Ana Pérez Herrera

El Gobierno aragonés autoriza nuevos métodos de control para hacer frente a la plaga de conejos que perjudica la agricultura en 118 municipios.

El consejero de Desarrollo Rural reconoce que, sin el azote de las enfermedades, «la caza es el método más eficaz para el control a gran escala del conejo».

“El conejo no es abundante en todo Aragón”, sostiene el consejero de Desarrollo Rural, Joaquín Olona, ya que “de los 731 municipios aragoneses la sobrepoblación de conejos sólo afecta a 113”, según sostiene en una serie de respuestas a una batería de preguntas del diputado y secretario general de Podemos, Nacho Escartín.

Eso supone que en los últimos veinte años, desde que la mixomatosis primero y la neumonía hemorrágica vírica después diezmaron la especie hasta casi hacerla desaparecer, prácticamente uno de cada seis municipios de la comunidad, incluida su capital, padecen una plaga. El listado de pueblos con superpoblación de conejos figura en un anexo del Plan de Caza 2018/2019, que eleva la cifra a 118 términos municipales: 38 Huesca, 8 Teruel y 68 Zaragoza.

El Gobierno de Aragón autoriza en esas localidades “la utilización de nuevos métodos de control de los conejos mediante su captura con redes de caída vertical, trampas de caída inglesas y fumigación experimental de vivares de conejo con monóxido de carbono”, además de permitir también en esas áreas “la destrucción de madrigueras de conejo”, algo que, cuando se trata de tierras incluidas en cotos de caza, el agricultor puede hacer sin requerir el permiso del titular.

“Los propietarios o arrendatarios de los terrenos afectados por los conejos podrán proceder dentro de las lindes de sus parcelas, y sin el permiso del titular del coto, a la ruptura de la estructura de los cados (vivares o madrigueras) y al sacrificio de los conejos dentro de los mismos”, explica el consejero, que anota que, en caso de optar por el destrozo, el agricultor “no podrá solicitar indemnización por daños agrícolas producidos por conejo en las parcelas concretas en las que lleve a cabo este tipo de controles”.

Daños por los conejos y por los cazadores

El Plan de Caza prolonga en esos 118 términos municipales la temporada hábil para abatir conejos hasta 232 días al año (eran 91 en 1998) y a los 365 en los cotos, además de permitir el uso de hurones sin necesidad de pedir una autorización específica a la comunidad autónoma.

“Fruto de lo anterior, la normativa de caza en Aragón es una de las más permisivas de España en cuanto a la posibilidad de controlar el conejo mediante la caza en aquellos municipios donde hay sobreabundancia de esta especie”, admite Olona.

Esa tolerancia está provocando malestar entre los agricultores de varias de las zonas afectadas, ya que ha disparado la presencia de cazadores por el monte, algo que, pese a las limitaciones sobre el acceso a los campos de cultivo que incluye el Plan de Caza, en la práctica se traduce en daños en los cultivos, que son pisoteados.

Un mapeo del conejo

Por otro lado, la Federación de Cooperativas Agro-Alimentarias de Aragón va a poner en marcha este año un mapeo de las poblaciones de conejos de la comunidad y de los daños que provocan en los cultivos.

Lo hará mediante una herramienta web desarrollada con el apoyo de fondos Feader, que aprobó financiar el diseño de la aplicación “para diagnóstico y control de daños cinegéticos en explotaciones agrícolas y ganaderas, y desarrollo de pruebas piloto de control poblacional del conejo a través de métodos novedosos”.

El proyecto, que incluye la recogida de datos mediante formularios que incluyan la localización por GPS de las parcelas, será aplicable a todo tipo de especies cinegéticas, aunque se ha decidido comenzar por el conejo por la existencia de la plaga.

“Lo que se desea tener es un conocimiento, lo más preciso posible, de las áreas realmente afectadas con el fin de intensificar en ellas las medidas de control de la población”, señala Olona.

El consejero anota que “sin el control demográfico que realizaban los virus de la mixomatosis y de la neumonía hemorrágica vírica la población de conejos va creciendo en mancha de aceite en aquellos lugares en los que ya es abundante”, si bien “hay grandes zonas de España y e incluso de Aragón donde el conejo es muy escaso o inexistente”. “En estos momentos –sostiene- la caza es el método más eficaz para el control a gran escala del conejo”.

Informa Eduardo Bayona para eldiario.es


6 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Diego dice:

    Hola, soy de Huelva si hace falta una escopeta con la que ayudar a calmar esa plaga estoy dispuesto a echar una mano, y de paso conoceré esas bonitas tierras un fin de semana. Un saludo.

  2. Rocio dice:

    No me parece nada lógico exterminar una especie por daños, en prácticamente toda España escasea el conejo, o mejor dicho, brilla por su ausencia.Ahora bien, no se supone que hay partidos políticos que luchan por el bienestar animal??? Entonces mi pregunta es; por qué esos mismos partidos políticos son los que deciden erradicar la especie??? No se pueden capturar vivos e introducirlos en los cotos donde no hay conejo??? Personalamente, creo que quien dirige las administraciones del medio rural no ha pisado el campo en la vida y mucho menos son consecuentes con sus actos y el daño tan grande que ocasionan a la fauna en general

  3. Celso calvo Méndez dice:

    Porque no dejan sacarlos para repoblar otras zonas que casi no ahi

  4. Fernando dice:

    La gestión logística de las arministraciones con la caza MENOS brilla por su ausencia

  5. Jose solis dice:

    O por lo menos transportarlos a algunas zonas donde hay especies que casi dependen de ellos , como linces y otros

  6. Manuel dice:

    No entiendo como no los capturan y repoblan otras zonas como Andalucía, o promueven para la caza de los mismos trayendo cazadores de otras zonas y promoviendo ese tipo de turismo dando beneficios para esas zonas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *