Arranca un nuevo ‘Proyecto Corcino’ para evitar molestias a las crías de corzo

28 abril, 2020 • Noticias de caza

La Asociación del Corzo Español (ACE) ha puesto en marcha la XII Campaña ‘Proyecto Corcino’ para concienciar del respeto a las crías de corzo

Florencio A. Markina | El abandono del campo las actividades rurales es una de las razones por las que las especies de caza mayor, y concretamente el corzo, han aumentado en las últimas décadas. El aumento de la población de corzos en la península, junto con su expansión, es un hecho constatable. Cada primavera nacen un mayor número de individuos que, siguiendo un instinto ancestral, permanecen tumbados en la hierba para protegerse de los depredadores durante las primeras semanas de vida.

En el actual estado de bienestar social en que vivimos, cada día es más la gente que se traslada al campo en su tiempo de ocio para disfrutar del mismo de muy variadas maneras. Sin embargo, de buena fe o por desconocimiento, hace que muchas de estas personas tengan reacciones bastante negativas ante hechos esenciales para la vida. El aumento de la población de corzos tiene como consecuencia que un número creciente de personas encuentren estos corcinos, con apariencia de desvalidos, aparentemente abandonados en el campo y, por ello, decidan cogerlos para cuidarlos.

Hay que saber que estos animales no están abandonados, ya que su madre —siempre de manera discreta— los observa constantemente.

Por ello, y por el éxito que en años anteriores han tenido las sucesivas Campañas ‘Proyecto Corcino’, este año ponemos en marcha la XII Campaña del Proyecto Corcino. Como en anteriores ocasiones, hemos llevado a cabo un proyecto con un público objetivo amplio que abarcan Administraciones, personas que viven en el campo, cazadores, montañeros, centros de visitantes de parajes naturales…

Conscientes de la importancia de este tipo de proyectos de sensibilización y educación medio ambiental, en esta edición contaremos con la colaboración de la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad de la Comunidad de Madrid.

XII Campaña ‘Proyecto Corcino’

Las corzas dan a luz entre abril y mayo, normalmente dos corcinos, que es como se llama a los pequeños corzos, y en ocasiones hasta tres.

¿Por qué están entre la hierba?

Muchos herbívoros, entre ellos los corzos, se defienden de sus depredadores huyendo a la carrera. Las primeras semanas de vida, los corcinos son demasiado débiles para correr y ponerse a salvo. Por ello se ocultan entre la hierba o la maleza, permaneciendo inmóviles. Sus manchas blancas ayudan a que sean más miméticos. Periódicamente, las corzas se acercan para darles de mamar y limpiarles escrupulosamente para que no emitan ningún olor que pueda atraer a sus enemigos.

¿Qué hay que hacer si encontramos un corcino?

No se debe recoger, no está abandonado. Su madre siempre está cerca, observándolo, y le protege.

No se debe tocar, ya que pueden impregnarse de nuestro olor y su madre puede abandonarlo.

No permanecer en la zona, ya que de nuevo impregnamos el entorno de olor que la madre puede rehusar, y puede atraer a depredadores oportunistas como el zorro.

¿Por qué no hay que recogerlos?

Muy pocos corcinos sobreviven al cautiverio, por lo que recogerlos del campo significa condenarlos a una muerte casi segura. Los que sobreviven pierden el miedo a los humanos, por lo que nunca pueden ser puestos en libertad.

(Florencio A. Markina es presidente de la ACE)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *