Los beneficios de utilizar cartuchería de cobre

25 abril, 2012 • Noticias de caza

Hace algunos años que se reveló que los restos de plomo de las armas tradicionales podían dejar restos tóxicos en las piezas cazadas perjudiciales para los humanos en el consumo y para los animales que habiten en el entorno donde se haya realizado la montería.

Por ello, gran parte de los fabricantes de municiones han incluido en sus catálogos cartuchos cargados con balas que en lugar de plomo contienen cobre. Su eficacia es similar a las antiguas y ayudan a que ningún animal enferme al ingerirlas y pueda dañar el entorno, como se comprobó hace años que ocurría con el quebrantahuesos. Éste ave, además de otras carroñeras, se intoxicaban con el plomo de las balas al consumir los despojos de las reses muertas.

Por ello, es conveniente observar los beneficios y utilidades de la cartuchería de cobre y así ayudaremos a mantener los cotos y parques libres de animales infectados que puedan transmitir enfermedades e incluso llegar a desaparecer.

Los expertos aseguran que las municiones libres plomo tienen el mismo éxito y cada día se utiliza más fuera de España en todas las modalidades de caza. Muestra de ello es que, como decíamos, todos los fabricantes importantes de cartuchos y de balas tienen algún modelo en sus catálogos y que esta munición lleva tiempo disponible en España.

Una de las opciones que podemos encontrar en el mercado son las balas de plomo, blindadas y semiblindadas que contaminan menos pero también contienen y pueden dejar restos de plomo tras la explosión.

No obstante, para evitar el problema de la contaminación por plomo de la carne de caza se han inventado los proyectiles expansivos libres plomo, normalmente hechos de cobre o de aleaciones de este metal.

El cobre es un material blando que se puede trabajar con facilidad y es difícil de romper, por lo que permite construir balas expansivas de todo tipo que se caracterizan porque que pierden poca velocidad por rozamiento con el aire y alcanzan blancos lejanos con una gran energía cinética.

La principal ventaja del cobre frente al plomo es  que permite fabricar balas que no se fragmentan. Por el contrario, las balas de plomo se deforman controladamente en forma de seta y conservando el 100 por cien de su masa.

Este tipo de balas también presentan algunas desventajas como que al ser un material menos blando que el plomo, se deforman menos en el momento del impacto y en tiros a muy larga distancia el calibre y el peso de las balas es crucial para conseguir buenos resultados.

Además, son balas más largas que las de plomo lo que limita el diseño de los proyectiles porque si  los cartuchos se cargan con balas muy pesadas de cobre tienen que ser menos largas y se reduce su capacidad para albergar la pólvora. Así, otra desventaja es que con los proyectiles diseñados para estas balas no se pueden conseguir velocidades muy altas. No obstante, se trata de un problema que se está solucionando con novedosas técnicas que implican el desarrollo de nuevas pólvoras.

A pesar de las pequeñas deficiencias de este tipo de balística, se trata de una munición a tener en cuenta. La oferta de de calibres y tipos de cartuchos cargados con este tipo de proyectiles sin plomo es algo más baja a la de balas con núcleo de plomo pero su consumo es cada vez más elevado en Europa y más alto en nuestro país.

Por destacar uno de los fabricantes cuyos proyectiles libres de plomo pueden encontrarse en España, podríamos hablar de el fabricante norteamericano Barnes, que es el que más modelos de balas de cobre manufactura en todos los calibres deportivos y cinegéticos. Os recomendamos que investiguéis más marcas y modelos en vuestro punto de venta más cercano y pedir asesoramiento sobre este tipo de balas.

Fuente: Trofeo de caza

 



Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *