Aparece un zorro colgado de una señal en una parroquia de Cangas de Onís

30 marzo, 2017 • Actualidad

Un ejemplar de zorro ha aparecido esta mañana muerto y colgado de una señal indicativa de la localidad asturiana de Labra. Este animal se suma a los que durante los últimos meses han venido apareciendo en Asturias, tratándose especialmente de lobos. Desde el Fondo para la Protección de los Animales Salvajes indican que los actos de furtivismo en el Principado son «patentes» y recuerdan que las acciones de control de cánidos se enmarcan dentro del Plan de Gestión del Lobo que coordina la propia Administración. La acción firme contra los furtivos que cometen estas ilegalidades se demanda de forma generalizada.

Zorro aparecido colgado de una señal de Labra.

Un zorro ha aparecido esta mañana colgado de una señal de tráfico en las inmediaciones de la localidad de Labra, en el concejo de Cangas de Onís.

En los últimos meses han sido varias las ocasiones en las que aparecen animales ahorcados o muertos, especialmente lobos, una situación que propició un debate en la Junta General del Principado.

El último lobo muerto apareció el pasado 26 de febrero, también colgado de una señal, en esta ocasión en plena reserva natural de las Ubiñas. El hallazgo disparó las alarmas de los colectivos ecologistas al tratarse del cuarto cadáver localizado desde el 8 de febrero en Asturias convirtiéndose así en una práctica habitual la exhibición de los cánidos víctimas de los furtivos. Los conservacionistas piden mano dura de la Administración contra esta actuación.

El Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (Fapas) fue el primero en lanzar la alerta. «El furtivismo en los espacios naturales del Principado es patente», denunciaban, ante el goteo este mes de febrero de lobos muertos en diferentes puntos de la región. El primero lo encontró el día 8 de febrero una niña en Cangas de Onís. El cadáver del animal fue arrojado entre dos coches estacionados en pleno casco urbano. Y a finales de mes, en Arriondas, se producía otro macabro hallazgo: dos cadáveres de lobos fueron abandonados en el aparcamiento de un supermercado de la localidad. Todos los cuerpos presentaban impactos de disparos.

Fuentes de la Consejería de Desarrollo Rural aseguraron haber dado parte de los mismo al Seprona e insistieron en su condena a estas prácticas «ilegales», recordando al mismo tiempo que el control de cánidos se realiza a través del Plan de Gestión del Lobo que coordina la propia Administración.

Las asociaciones del Principado insisten en la necesidad de una actuación urgente contra este tipo de actuaciones. No solo les preocupan las muertes de lobos, sino también el ensañamiento con el que se exhiben los cadáveres y lo atribuyen, desde algunos sectores, a una campaña organizada de «extremistas y radicales». Por ello, piden una actuación firme contra los furtivos que, a su juicio, «campan a sus anchas por Asturias matando lobos sin control». Tal parece que en su empeño, manifestaron estos colectivos, se intenta desprestigiar la «encomiable labor» en la defensa del medio natural y la fauna salvaje de la Guardería Rural.

Informa lne.es

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *