Animalistas entran en nuestras propiedades y nos roban animales

22 julio, 2019 • Opinión

La idea de rescatar animales ajenos estuvo bien. Una forma como cualquier otra de sentirse potente, importante, de dar rienda suelta a un narcisismo manifiesto y dar un sentido a la vida que a lo mejor desconocen, estos, los que dedican su tiempo y sus esfuerzos a salvar a los animales de otros [… ] Ellos mismos reconocieron el día después de que todo se les había ido de las manos.

La madrugada del sábado 29 al domingo 30 de junio, a las 4 de la mañana, mientras el fuego, que finalmente nunca llegó (porque al final se quedó a 1 km), amenazaba las fincas de la carretera de Rozas de Puerto Real a Cenicientos, las protectoras (hasta 10, por declaración propia) y muchos particulares animalistas, se acercaron a ese lugar bastante apartado de las llamas, para forzar las cerraduras de las fincas, refugios, cobertizos, y sacar a los animales mansos que encontraron disponibles hacia un lugar desconocido.

Nadie los llamó, nadie les pidió ayuda, no consultaron ni se ofrecieron a colaborar con nadie. Ellos mismos reconocieron el día después de que todo se les había ido de las manos.

De «Montecristo 1789», nuestra finca, donde no se puede vivir ni dormir, solo tener animales —por eso no estábamos allí, por haber pasado además la noche anterior en vela, contemplando impotentes el fuego de Cadalso—, se llevaron 4 ovejas, 1 chivo enano, 4 podencos y una burrita afgana, con una raya marrón en el lomo, llamada Severina. La burra, de 13 años, tiene chip y no puede tener hijos, porque fue operada después de un mal parto.

Sin embargo, un vecino de Rozas de Puerto Real, el pueblo al que pertenece Montecristo, comentó que «está bien para (que jueguen) los niños…». Nadie en este núcleo rural parece saber nada del paradero de Severina, que a la mañana siguiente al levantamiento de los animales parece haber sido vista atada a una farola de la piscina. No hay tantos dueños de burros en el pueblo; se nos conoce como «los de los borricos». Pero nadie preguntó a quién le faltaba una burrilla.

Los de Rozas de Puerto Real no parece que hayan sufrido la pérdida de animales, porque los defendieron muy bien de un posible secuestro, pero nosotros, a pesar de llevar 32 años en la zona, seguimos siendo considerados «forasteros».

Fue filiada por su anterior dueña, Consuelo y por su veterinario Luis, de la clínica veterinaria de Valdeiglesias, en San Martín, que la condujo hasta nosotros.

Severina llevaba cabezal y es muy mansa, bajita y bien rellena. Tiene chip y código REGA la finca. Cariñosa y acostumbrada al trato humano. Por eso fue fácil llevársela.

Estos «rescatistas», como se denominan, puede que tuvieran la idea decente de salvar a los animales —dice el refrán que «el infierno está lleno de buenas intenciones»—, pero lo hicieron en desorden y devolviendo, solo poco a poco pasado los incendios, a las 4 ovejas y al chivo primero —de hecho separaron al grupo animal de «Montecristo»— y luego a los cuatro podencos, tres castrados por decisión de la protectora, con chip y documentación de la que, a día de hoy, solo nos proporcionaron fotocopia del contrato de adopción.

Adopción de los animales

Así es, considerados «abandonados», nuestros perros, domésticos e inútiles para nada que no sea compartir la familia humana con la que viven, a los que llevamos a «Montecristo» porque desalojaron Entrepinos por el fuego y que tuvimos que adoptar para que nos los devolvieran.

Pagamos 330 euros, «un precio irrisorio» según el responsable último y líder de los bienintencionados que los alejaron de su lugar habitual. De hecho, se les pagó lo que nos pidieron, nadie regateó ni un euro.

El responsable de la protectora y algunos conocidos suyos —trabajan en redes eficaces, son muchos, algunos profesionales bien colocados y reconocidos por la sociedad que probablemente no cató su modus operandi—, no tienen ni idea de dónde puede estar nuestra burrita. Nadie la tiene. Alguien se llevó un animal amoroso, que tenía una vida apacible y tranquila en compañía de otros compañeros y su familia.

Se interpuso estado de la cuestión en el Ayuntamiento de Rozas y en la Guardia Civil de Cenicientos, se empapeló con su foto de desaparecida Rozas, Cadalso y cercanías. Salió la petición de su devolución hasta en un programa de radio, en Telemadrid.

Situación actual

Que la devuelvan los que se la quedaron sin ser suya. La burrita debe volver con su familia a «Montecristo 1789», que por cierto ya no se llama más así. Le quitamos el cartel que le daba un nombre significativo para nosotros. El lugar cambió, nos cambiaron las circunstancias.

Los animales que fueron devueltos volvieron estresados, más flacos, y algunos convalecientes de operaciones forzosas. De hecho, los machos con pérdidas de orina y a los 4, cuando le acercas al lomo la mano para acariciarlos, se encogen. La psicología animal y la de las personas que los quieren y cuidan, parece que nunca se tiene en cuenta. Y ahora esta preciosa finca, antes refugio para animales descartados, viejos o enfermos, está en venta.

Pero la idea de rescatar animales ajenos estuvo bien. Una forma como cualquier otra de sentirse potente, importante, de dar rienda suelta a un narcisismo manifiesto y dar un sentido a la vida que a lo mejor desconocen, estos, los que dedican su tiempo y sus esfuerzos a salvar a los animales de otros.

Hay por el mundo muchos necesitados: enfermos de ébola, refugiados de guerra que lo perdieron todo, pobres comunes aquí, en Madrid y provincia, a la vuelta de su casa, sin techo, sin trabajo, sin familia, niños hambrientos, inmigrantes en medio del mar, esos sí abandonados de verdad por sus países, las instituciones, incluso algunas ONGs y los gobiernos de la Europa más rica. En todas estas causas podrían empeñar su esfuerzo, la osadía, la dedicación, el altruismo.

A.P. y J.S


5 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. A día de hoy la burrita Severina no fue devuelta por sus ladrones, pero fue informada la Casa Real de la Reina Emérita, Doña Sofía, cuyo Secretario pasó informe de la situación a la Guardia Civil directamente al ministerio del interior. Algo es algo. Faltó efectivamente diligencia de Guardia Civil local y Seprona en meses de incendios y vacaciones, descordinación y….finalmente solo es una burra!
    Alicia Perris
    Dueña de Severina y los 4 podencos robados, devueltos previo pago de 330 euros castrados, por la Asociación de Animales y Plantas de una pedanía de Alcalá de Henares cuyo nombre y el de los veterinarios actuantes vienen en documentación aportada por ellos, recibo bancario, recibo de la APAP, etc. ¿Impunidad? Si no se los para y embrida adecuadamente, volverán y será peor la próxima vez…

  2. El juez instructor sigue convocando a ladrones, cómplices y testigos del robo de 12 animales en Rozas de Puerto real. Aparición y devolución de la burrita Severina a sus dueños legítimos, ya!!

  3. El Fiscal del caso de la burrita Severina devolvió al ladrón de nuestros animales su teléfono móvil sin abrir, incautado por el Seprona, porque no se debía «vulnerar su privacidad». Romper candados y robar, sacando por la fuerza a animales ajenos a las cinco de la mañana mientras a lo lejos se incendia el monte, ¿cómo se llamaría? Pienso seriamente en pasarme a la banda de Alí Babá. Son más reconocidos sus derechos. ¿Dónde quedaron los nuestros? El coronavirus interrumpió todo el proceso después de las vistas con intermediarios y sustractores de animales en incendios estivales 2019, Cadalso de los vidrios, Rozas de Puerto Real y Cenicientos. A ver si retoman los jueces, para evitar de una vez que lo hagan, otra vez, impunemente, los ladrones.

  4. Alicia Perris Villamor dice:

    El próximo 28 de junio hará un año del robo de Severina nunca devuelta y del robo también de 4 podencos, 3 devueltos castrados, previo pago a los delincuentes intervinientes de la APAP de Alcalá de Henares (Asociación protectora de Animales y Plantas), cómplices de los ladrones denunciados por la guardia Civil, traficantes de animales en situaciones de emergencia, como los incendios estivales 2019 en Rozas de Puerto Real.
    Justicia y devolución. No a una revisión del Oeste Americano del Siglo XIX. persecución sistemática a los cuatreros. Que no vuelvan por aquí porque estamos alertas.

  5. Alicia Perris Villamor dice:

    Esta semana de junio el juez instructor de Navalcarnero retomó caso de la Burrita Severina, interrumpido por la pandemia. El próximo 28 de junio, se cumple un año de los incendios y el robo de 12 animales en Rozas de Puerto Real. La burrita Severina, siempre esperada, nunca fue devuelta por los cuatreros que se la llevaron, con chip y código Rega, después de romper las cerraduras de la finca donde estaba en libertad. A ver si envían el caso a lo Penal. Justicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *