Agentes Rurales de Tarragona denuncian a un hombre por colocar lazos y cepos

4 Febrero, 2017 • Actualidad

Un vecino de la localidad tarraconense de Tarragonès ha sido denunciado por miembros del Cuerpo de Agentes Rurales por colocar cepos y lazos alrededor de su finca para evitar que los depredadores matasen sus gallinas y otras aves. El pasado miércoles, alguien alertó a los agentes de que un zorro permanecía atrapado en un lazo en una finca del término municipal de Catllar. Los agentes lo liberaron y lo trasladaron al Centro de Recuperación de Torreferrusa tras decomisar las trampas y abrir una denuncia administrativa contra la persona que las colocó, que reconoció los hechos.

Los agentes rurales del Tarragonès han abierto diligencias penales a un vecino de Tarragona acusado de un delito contra la fauna por haber instalado cepos y lazos –artilugios ilegales– alrededor de su finca situada en el término de Catllar para evitar que los depredadores le matasen sus gallinas y otras aves. En una de las trampas descubiertas estaba enganchado un zorro por una de las extremidades. Estaba vivo, pero los veterinarios tuvieron que sacrificarlo debido a sus heridas. El hombre reconoció los hechos.

Un agente trata de liberar a un zorro atrapado por una pata / Cuerpo de Agentes Rurales

Desde hace tiempo, los agentes rurales patrullan por la zona de Mas de Tolosa, en Catllar, porque en años anteriores ya habían encontrado cepos –en aquellas ocasiones relacionados con la actividad cinegética–. Fue un vecino que el pasado miércoles caminaba por la zona quien los alertó de que había encontrado un zorro herido enganchado a una de las trampas, de unos 25 centímetros de diámetro. La patrulla acudió al lugar y comprobó que el animal estaba atrapado por una de las patas. Los agentes lo liberaron y vieron que tenía una importante herida, y casi tenía seccionado la pata.

Los agentes inspeccionaron la zona en busca de más trampas. Encontraron otro cepo parado así como cinco lazos para capturar animales más pequeños. Todo ello fue decomisado. Tras averiguar el titular de la finca, los agentes hablaron con él y reconoció que colocaba las trampas para capturar a los depredadores.

El zorro fue trasladado al Centro de Recuperación de Fauna de Torreferrusa, donde los veterinarios tuvieron que sacrificar al animal por las graves heridas que tenía.

Inicialmente, los agentes rurales realizaron una denuncia administrativa, a la vez que se están realizando diligencias para ser remitidas al fiscal de Medio Ambiente.

La tenencia y uso de este tipo de trampas es ilegal porque no se consideran selectivas ya que en ellas puede quedar atrapado cualquier tipo de animal, incluso personas.

El Código Penal castiga este tipo de actuaciones con penas de multa e incluso de prisión. A finales del año pasado, un vecino de Catllar ya fue condenado por un Juzgado a pagar una multa de 1.200 euros por haber instalado 13 lazos de acero.

Informa Ángel Juanpere para diaridetarragona.com

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *