Agentes medioambientales ponen una denuncia en Segovia por llevar el rifle cargado dentro del coche

13 Mayo, 2017 • Noticias de caza

El pasado día 1 de mayo agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León sorprendieron a un cazador en Navares de Ayuso (Segovia) viajando de copiloto en un vehículo con un rifle de cerrojo cargado. En el interior del vehículo los agentes también encontraron una carabina del calibre 22.

Imagen de las armas incautadas al cazador denunciado por llevar su arma cargado en su vehículo / Junta CyL

Coincidiendo con la temporada hábil de caza del corzo a rececho, los agentes y celadores medioambientales de la Junta de Castilla y León intensifican los controles de seguimiento del correcto ejercicio de esta actividad para asegurar que se lleve a cabo de acuerdo con la normativa que la regula. La caza del corzo es una de las modalidades con mayor valor cinegético de la provincia de Segovia.

En el marco de estas labores de vigilancia, el pasado 1 de mayo, los agentes medioambientales sorprendieron a un cazador con el rifle cargado dentro del vehículo. El hecho, ocurrido en uno de los caminos del coto de caza de Navares de Ayuso, infringe el Reglamento de Armas y la Ley de Caza de Castilla y León, además de ser una irresponsabilidad hacia la seguridad de las personas.

El cazador interceptado, que iba en el asiento del copiloto, acompañado por otra persona que conducía el vehículo, transportaba el arma de fuego lista para su uso en el asiento delantero junto a él. Además, al registrar el interior del vehículo, los agentes descubrieron otra arma, cuyo uso para la caza está prohibido: una carabina del calibre 22 americano, arma muy utilizada para el furtivismo debido a su escasa sonoridad en la detonación.

Esta infracción es una de las más habituales en la modalidad de caza del corzo a rececho ya que existe cierta tendencia a abatir la pieza desde el vehículo, algo prohibido por la legislación. Junto a esta infracción también son muy comunes: no colocar los correspondientes precintos a corzos abatidos legalmente o colocarlos de modo incorrecto, sin ajustar a la cuerna del animal, a veces con objeto de permitir su liberación y reutilización, así como cazar sin disponer de precintos o con precintos de otras temporadas.

Desde el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta en Segovia se hace un llamamiento a los ciudadanos y gestores de acotados para que, si descubren este tipo de prácticas ilegales, lo pongan en conocimiento de los agentes de la autoridad.

Informa Cadenaser.es

Artículos relacionados


Hay sólo 1 comentario. Yo sé que quieres decir algo:

  1. Benjamin Muñoz Lopez dice:

    Como contactar con Emilio Segura, que publica semanal mente en cazaworld rifle,rifle rifle

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *