Agentes de Medio Ambiente destruyen 1.800 medios prohibidos de caza en Córdoba

1 Mayo, 2017 • Noticias de caza

Agentes de Medio Ambiente de la provincia de Córdoba destruyen los 1.800 medios prohibidos de caza decomisados. La destrucción de las trampas se ha realizado pensando en el reciclaje y han sido utilizadas como ferralla; las 1.700 costillas decomisas, los 82 cepos, 13 lazos de acero y 12 redes japonesas se han compactado dentro en un gran bloque de hormigón.

Los agentes de Medio Ambiente proceden a la destrucción de las trampas.

Los agentes de Medio Ambiente de la Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en Córdoba han decomisado más de 1.800 medios prohibidos de caza en toda la provincia de Córdoba y, tal y como se viene haciendo con el decomiso de medios ilegales de caza, se ha procedido a su destrucción.

En concreto, según ha precisado a Europa Press el delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía en Córdoba, Francisco de Paula Algar, se han destruido en esta actuación un total de 1.700 costillas para captura de paseriformes (pajarillos), con especial incidencia sobre las aves insectívoras, además de 82 cepos, 13 lazos de acero y 12 redes japonesas. La destrucción de estas trampas se ha realizado pensando en el reciclaje, utilizándolas como ferralla, y se han compactado dentro de un gran bloque de hormigón.

Algar ha recordado que «todos estos medios están prohibidos por ley, tanto su uso, como su tenencia», y ha resaltado que «estos medios no son selectivos, lo que provoca que mueran presa de ellos multitud de especies con distintos grados de protección, incluso especies que se encuentran en peligro de extinción, como es el caso del lince ibérico que, en ocasiones, es víctima de lazos o cepos destinados en principio a la captura de otras especies».

Por eso, según ha añadido «es fundamental concienciar a la sociedad sobre el daño que hacen estos medios de caza ilegal a la protección de nuestra fauna silvestre», y ha señalado que «estos usos pueden llegar a tener consecuencias penales para quienes los utilicen, en función de la especie afectada».

Estas actuaciones forman parte del trabajo que los agentes de Medio Ambiente llevan a acabo contra la caza ilegal. Además, el control sobre las diversas alteraciones en las poblaciones de la fauna y la flora silvestre es un área de especial dedicación, vigilando el control de las distintas especies y sus comunidades animales y vegetales, evitando con esto las agresiones a las poblaciones y sus individuos. Por ello, los agentes de Medio Ambiente realizan inspecciones periódicas, para la detección de medios ilegales de caza y cebos envenenados.

El delegado ha valorado el trabajo de los agentes de Medio Ambiente y ha subrayado, igualmente, la necesidad de que «toda la caza se realice dentro de las normas, que tienen como objetivo proteger las especies y asegurar la propia actividad cinegética de cara al futuro».

En este sentido, Algar ha defendido al sector cinegético, ya que «comparte esta preocupación por el medio ambiente y están comprometidos con el cumplimiento de la normativa de caza, contribuyendo así al necesario equilibrio para poder mantener este deporte, de gran importancia en la provincia de Córdoba».

Por último, el delegado de Medio Ambiente ha solicitado la colaboración ciudadana, tanto para la entrega de este tipo de trampas que aún estén almacenadas sin uso, como para la detección de las mismas en el medio natural.

Informa diariodecordoba.com

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *