África se une contra la caza furtiva en la cumbre The Giants Club

30 abril, 2016 • Información de interés

El futuro de los elefantes y rinocerontes, principal atractivo turístico de la sabana y los bosques africanos, depende de la habilidad de los diferentes países para ganar la batalla contra la caza furtiva, ha manifestado este viernes el presidente de los conservacionistas en la cumbre asiático-africana The Giants Club.

elefante africano

El número de elefantes, que en 1970 era de 1,2 millones, ha descendido desde entonces hasta los 400.000, con una pérdida de 30.000 ejemplares solo entre los años 2010 y 2012. Esto ha supuesto la casi desaparición del animal en algunas regiones. El número de rinocerontes, por otra parte, se encuentra en torno a los 30.000, una cifra que desciende cuando no se controla la caza furtiva.

“Ni a los cazadores ni a las bandas criminales que trafican con animales fuera del continente les preocupan las fronteras a nivel nacional. Por ello, las medidas para solucionar este problema no se pueden implantar únicamente en un país”, ha expuesto Jomo Kenyatta, ex presidente de Kenia, en un comunicado antes del inicio de la cumbre.

“Este es un problema a nivel continental”, ha comentado el director de Conservación para la Fundación Northern Rangelands, Ian Craig, que ha añadido que África debe apoyarse en los éxitos logrados tras el último pico de caza ilegal en 2012. “Como africanos, debemos coordinar nuestros esfuerzos”. En 2015, la cifra de elefantes cazados era de 93 frente a los 384 de 2012. Sin embargo, los conservacionistas han recalcado que los países del este del continente siguen constituyendo un punto de tránsito para cazar animales en diferentes países.

Los líderes de Uganda y Gabón se han sumado a la cumbre para resaltar los esfuerzos llevados a cabo en sus países contra los cazadores furtivos, que han utilizado ametralladoras en algunas zonas para matar a docenas de animales de una sola vez. Botsuana, cuyo presidente no ha asistido a la cumbre, se ha opuesto a la quema de marfil a pesar de que apoya la lucha contra la caza ilegal.

Los conservacionistas han instado a la acción y han pedido que se incrementen las medidas para procesar a los cazadores con el objetivo de parar la demanda de marfil en el exterior, especialmente en Asia, el mayor importador.

“La determinación política es la clave”, ha manifestado el fundador y jefe ejecutivo de la organización Space for Giants, que trata de enseñar técnicas para combatir la caza y proteger los hábitats de elefantes y rinocerontes.

El área protegida Ol Pejeta, en el distrito de Laikipia, ha permanecido al frente de las iniciativas para proteger y contribuir a que el número de rinocerontes en Kenia vuelva a su cifra natural. La rápida reacción de los guardabosques, la disposición de un helicóptero con visión nocturna y una mejora en la organización de la Inteligencia en la localidad han contribuido a mejorar la situación.

No obstante, todo apunta a que es demasiado tarde para el rinoceronte blanco del norte, del que tan solo quedan tres ejemplares, a pesar de que los científicos trabajan en diferentes técnicas de reproducción para evitar una posible extinción.

China y Estados Unidos, que poseen dos de los mayores mercados de marfil, anunciaron el año pasado que establecerían prohibiciones sobre las importaciones y exportaciones, lo que supone un avance en relación al comercio de marfil y cuerno de rinoceronte en el exterior.

El precio del marfil en Hong Kong, uno de los puntos principales de la ruta de comercio asiática, ha caído hasta los 334 euros por kilogramo respecto a los 1.300 euros que costaba en 2014, según ha comentado el director ejecutivo de WildAid a Reuters. “Las medidas nunca llegan lo suficientemente rápido, pero suponen, definitivamente, una buena señal”, ha añadido.

Informa: canarias7.es


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *