Aeafma responde a la polémica sobre el vídeo de los Agentes Rurales de Cataluña

3 septiembre, 2018 • Noticias de caza

Cazaworld ha recogido de la Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales sus valoraciones ante el polémico vídeo de la inspección de Agentes Rurales de Cataluña.

«Resulta curioso comprobar cómo otros colectivos, como la Guardia Civil, realizan inspecciones en materia de caza siempre armados y no se genera ningún tipo de polémica en el colectivo de cazadores».

Redacción | El vídeo no dejó indiferente a nadie. En él se muestra la simulación de una «inspección de caza» por parte de miembros del Cuerpo de Agentes Rurales de Cataluña. Los agentes se acercan armados hacia un cazador, al que previamente han pedido que deje su arma fuera de su alcance. Este protocolo de actuación ha generado críticas desde el sector cinegético por considerar el trato con los cazadores, durante estas comprobaciones de documentación, como acciones de alta peligrosidad.

Según muestra el Ejemplo de actuación de una patrulla de Agentes Rurales en la inspección de un cazador, al localizar a un cazador en el campo, los agentes facilitan al centro de control sus coordenadas geográficas. Pedirán al cazador que descargue su arma y la sitúe lejos fuera de su alcance. Será entonces cuando los agentes, armados, se acercarán al cazador y le pedirán los documentos necesarios para la práctica de la caza, además de revisar si el arma empleada cumple con la normativa vigente.

Cazaworld se ha puesto en contacto con la Asociación Nacional de Agentes Forestales y Medioambientales (Aeafma) para recoger sus impresiones acerca de esta metodología de actuación por parte del Cuerpo de agentes Rurales de Cataluña.

Aeafma responde

La normativa y regulación cinegética es una competencia transferida a las comunidades autónomas, y la inspección y control de la normativa cinegética recae en dichas administraciones autonómicas esencialmente sobre los cuerpos de Agentes Forestales, con independencia de su denominación corporativa. Según Aeafma, estos agentes «son una policía mixta, administrativa y judicial, con carácter de agentes de la autoridad y condición de policía judicial genérica, que tienen de forma clara en sus respectivos reglamentos las funciones de vigilancia, e inspección de la actividad cinegética, así como la actuación de oficio ante ilícitos penales relacionados con la caza y las especies silvestres».

Es sabido que la actividad cinegética se realiza en un amplio porcentaje mediante el uso de armas de fuego y que en España —según datos de Aeafma— hay unos 2,7 millones de armas registradas (excluidas las armas con licencia tipo A), de las cuales unos 2,1 millones son escopetas de caza (80%) y más  de trescientas mil rifles para caza mayor. Para la Asociación Nacional de Agentes Forestales y Medioambientales «queda patente que dichas armas de fuego están sometidas a un riguroso control debido a su potencial y evidente peligrosidad y que los incidentes, accidentes o negligencias en el uso de dichas armas tiene en muchos casos y desgraciadamente, consecuencias mortales».

¿Consideran apropiada dicha manera de comprobar la documentación en campo?

La inspección en materia cinegética no tiene como único fin la comprobación de documentación, sino que se supervisan además de forma ordinaria las autorizaciones y licencias, la legalidad de los medios y armas que se están empleando, la forma y lugares donde se practica la actividad, etc …

Cuando se establece un protocolo en una actividad, se busca sistematizar una actuación, no solo para conseguir los fines buscados de forma eficaz y eficiente (que en este caso no son otros que la correcta ejecución del control que realiza de oficio el personal de la Administración competente , inspección, control, información y llegado el caso una posible intervención ante infracciones administrativas o penales), sino igualmente de forma segura, tanto para los inspeccionados, los agentes actuantes y otras personas, animales o bienes.

Una vez evaluados todos los riesgos de la actuación  se establecen pautas tanto de actuación como los medios de protección adecuados y proporcionados, y obviamente el empleo de armas de fuego en cualquier actividad convierte cualquier actuación, situación o intervención en una de muy alto riesgo. Evidentemente, para poder tener una posición en la que se controle toda la situación, comportamientos y entorno, y a la vez, ejecutar la inspección requerida, hacen falta varios agentes actuando de forma coordinada.

Igualmente, el uso de medios de protección ante accidentes o agresiones debe ser proporcionado, por lo que ante armas de fuego es evidente y  generalizado por cuerpos policiales que intervienen inspeccionando gente armada, el uso de chalecos antibalas. Asimismo, en el caso de producirse cualquier incidente los medios de defensa deben ser proporcionados, por lo que el uso de armas de protección pasaría en un último escalafón a la lógica dotación de armas de fuego, tanto cortas como largas, conforme su uso,  disponibilidad y regulación normativa. Correcta uniformidad, profesionalidad y  lenguaje adecuado, completan la correcta imagen e identificación ante cualquier administrado.

Por todo ello, el protocolo referido abunda en muchos de los aspectos citados, por lo que sin generar ningún perjuicio o menoscabo real a ninguna de las partes, proporciona seguridad tanto a los Agentes actuantes como a los propios inspeccionados. De igual modo cabe destacar que el protocolo en cuestión ha sido diseñado y cuenta por tanto con el visto bueno de expertos en materia de intervención policial ajenos al Cuerpo de Agentes Rurales de Cataluña.

¿En términos generales, consideran al cazador una persona peligrosa?

No se trata en modo alguno de tener una consideración sobre el cazador o calificación, sino que la actividad de la caza mediante el empleo de armas de fuego es una actividad objetiva e intrínsecamente peligrosa. Ejercida con responsabilidad, respeto y estricto cumplimiento de la normativa, minimiza dichos riesgos, y de forma generalizada se desarrolla sin mayores incidentes. Pero ejercida de forma ilegal, o incumpliendo la normativa, o bajo efectos de drogas, o en lugares, horas, y zonas de peligro, o con personas alteradas o mediando conflictos, etc. o simplemente de forma negligente o puramente accidental, puede poner en grave riesgo tanto a los propios cazadores, como al personal que realiza su control e inspección o a terceros.

Un cazador es quien ejerce la caza. Al igual que un conductor es quien conduce un vehículo. Serán su conducta, medios, situaciones y cumplimiento de la normativa, lo que determine la peligrosidad final añadida a los riesgos inherentes tanto en el uso de un arma como de un coche.

¿En caso de que se mantengan otros procedimientos, cual sería la manera oportuna de actuar en este tipo de situaciones?

Desgraciadamente, no hay una uniformidad en las actuaciones y en la mayoría de las comunidades autónomas o bien no existen protocolos específicos, o los hay deficientemente evaluados o realizados de forma deficiente por personal no cualificado en intervenciones  de inspección y policiales.

Cualquier protocolo de Agentes Forestales y Medioambientales que añada seguridad en las intervenciones, y garantice la eficacia de las mismas será bienvenido.

En todo caso, resulta curioso comprobar cómo otros colectivos que realizan inspecciones en materia de caza de forma coincidente con los Agentes Forestales, como es la Guardia Civil, los realizan siempre armados, nunca en solitario, y con la imagen y medios de protección disponibles, y no se genera ningún tipo de recelo o polémica en el colectivo de cazadores. ¿Por qué se valora de diferente modo a diferentes colectivos por hacer exactamente el mismo trabajo con los mismos riesgos? ¿Acaso la seguridad  y la efectividad entienden de uniformes ?


8 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Carlos Enrique Lopez dice:

    La Guardia Civil, me ha comprobado documentacion y arma en varias ocasiones. Jamas me han gritado, me han tratado siempre con exquisita educación y mi escopeta ha pasado , descargada, de mis manos a las suyas sin necesidad de «numeritos».

  2. Pedro dice:

    Ese vídeo es una simulación. Y no se oyen ni voces ni es un numerito . Los Agentes hacen correctamente su trabajo, ni hay ofensa, ni hay humillación, ni hay mal trato, ni hay desconsideración.

  3. La guardia civil nunca actua de tal modo, ni verbal y agresivamente. Nunca ningún GC me ha desenfundado su arma cuando me ha pedido los papeles. La realidad es que los malditos reinos de Taifas se están arrogando todas las competencias. Esto, de momento, nunca pasaría en el SUR DE ESPAÑA

  4. Gines dice:

    La guardia civil siempre va armadada pero siempre enfundada, jamás repito jamás les e visto con el arma en la mano y menos una vez has descargado y depositado la tuya
    Solo les e visto entrar arma en mano en asaltos a viviendas con delincuentes y así me sentiría yo sé se acercan a mi arma en mano.
    Por qué me tengo que fiar yo de el y el de mi no??

  5. Jul dice:

    Los cazadores tienen armas y van por el monte, es normal que quien vele por la ley en dicho espacio deberá ir armado y extremar las precauciones para mantener la seguridad y control de la actuación. EN el video no he visto malos modales, ni gritos, ni vejaciones, los comentarios de arriba no sé de qué hablan. El Agente lleva una escopeta, cómo pretendeis que la lleve enfundada? la lleva apuntando al suelo y eso es suficiente.

    Y pido que vigilen más el consumo de alcohol en los cazadores porque, no generalizo, pero un buen porcentaje se pasa con los vinos y los chupitos en la comida. Podéis ser hipócritas pero es algo que llevo años viendo y que los propios cazadores cuentan en sus fantásticas anécdotas de caza.

  6. Pedro dice:

    Recuerdo, cuando se podía hacer el S.M. en la GG.CC. Como portaban el zetme los Auxiliares ?. Un arma larga sin correaje da pocas opciones. Y la posición del 2° Agente en las inspecciones que realizan las FCSE es con la mano sobre el arma . . .

  7. Pepe dice:

    El protocolo sin duda es excesivo: Nunca he visto a los agentes de la Guardia Civil del Seprona con chalecos antibala en un control de caza y mucho menos con arma en mano, es obvio que se intenta dar una mala imagen del colectivo cinegético.
    Lo razonable es que los Agentes Forestales realicen su trabajo en pareja y armados, pero ello no implica tratar a todos los administrados como delincuentes.
    Todos los cazadores que conocen la normativa saben que deben descargar su arma cuando observan a cualquier persona a distancia de tiro, incluyendo los Agentes. Y por pura educación, además de descargar, se debe poner el arma con su correa al hombro. Si esto se hace así, lo visto en el vídeo es innecesario. En caso contrario si que entiendo se tomen precauciones.

  8. Piolin dice:

    A los que se quejan de que nunca les han hecho un control apuntandoles con un arma, decirles que les falta mucho mundo.
    A mi me han parado en coche y sin llevar ningún arma encima, desde hace 40 años que conduzco y hasta hoy, cientos de veces en controles policiales “de rutina” y en España, mientras varias armas de todo tipo, escopetas, cetmes, metralletas…me apuntaban directamente, a mi y a todo hijo de vecino que pasaba por los controles. Varias veces me han hecho salir y dejar las llaves del coche sobre el salpicadero y ordenarme que me ponga detrás del coche mientras lo registran. He visto poner a mucha gente contra la pared mientras son cacheados de forma rutinaria…Enfin, que ellos sabrán, pero si eso mismo se hace al tratar con gente evidentemente armada me parece muchísimo mas lógico cualquier precaución al respecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *