Aclaraciones de “SOS Salvemos la Perdiz Roja” sobre el último foro de caza

20 noviembre, 2013 • Noticias de caza

Esta es la respuesta de SOS Salvemos la Perdiz Roja al debate suscitado en el último foro de caza organizado por ONC:

“Ante las informaciones recibidas referentes a lo que han sido las conclusiones del foro impulsado por la Oficina Nacional de la Caza –realizado el pasado 14 de noviembre–, foro al que nuestra plataforma SOS Salvemos la Perdiz Roja fue invitada en calidad de ponente, hemos de decir, que nuestra posición, como no podía ser de otro modo, fue una postura firme y crítica con lo que ha venido siendo el devenir de la conciliación agrícola-cinegética a lo largo de un periodo ya largo y cuyo colofón ha sido la práctica desaparición de las poblaciones de perdiz salvaje de España.

Ponencia en la mesa redonda

En nuestra intervención quisimos dejar claro lo que para nosotros es un hecho constatable y notorio; es decir, que la caza no es sino el reflejo de nuestra vida social y política, y que estamos dirigidos, legislados y ordenados por políticos –cuando lo normal, lo lógico y coherente sería que, en temas medioambientales de interés común, la última palabra la tuvieran los técnicos–, y por eso prevalecen los intereses económicos a los científicos, por eso vale más un voto que una decisión técnica.

Continuamos enumerando nuestras exigencias, de todos conocidas, y que significan la diferencia entre la vida y la muerte para nuestro campo, recalcando que exigimos –ni pedimos ni solicitamos, ¡exigimos! – porque entendemos que lo que está ocurriendo en este país en los últimos años es un atentado ecológico consentido y sin precedentes, y porque creemos que nosotros, como cazadores, pero también como personas, tenemos derecho a exigir a nuestros gobernantes un medio ambiente sano y vivo sin supeditar a ningún tipo de interés político o económico.

Mediante la presentación de una diapositiva en la que podían verse dos fotografías –una hacía referencia al desastre del Prestige y la otra a la ‘mala agricultura’–, tratamos de hacer una comparación entre los daños de ambos desastres para acabar diciendo que entendíamos que entre el atentado ecológico y el menoscabo que para nuestro patrimonio natural representaba la agricultura actual, era mucho peor éste, pues no sólo es un acto repetido y continuado en el tiempo, sino que, además, afecta anualmente a 28,4 millones de hectáreas en toda España y ha destrozado con sus venenos y otros abusos una cantidad de vida, tanto animal como vegetal, muy por encima de las 250.000 aves que perecieron en el desastre del nefasto petrolero.

Utilizando más material grafico, tratamos de mostrar la problemática de nuestro campo actual y en lo que se ha convertido: un mero contenedor, un cultivo hidropónico incapaz de sustentar cualquier tipo de vida que no sea la de la cosecha de turno, y acompañamos estas diapositivas con algunas de las conclusiones obtenidas de algunos prestigiosos estudios científicos europeos, donde se hablaba de las bondades que ciertas acciones, como el mantenimiento de linderos, tenían, no sólo en la pervivencia de la perdiz y otras aves, sino también como herramienta de gestión activa y no lesiva para el control de plagas como la del famoso topillo.

Como conclusión, quisimos dejar claro que el cambio es cosa de todos y que el cazador moderno ha de ser también, además de cazador, ecologista y gestor, desarrollando su actividad de manera responsable y sostenible, y nos despedimos rogándole a la directora general, Begoña Nieto Gilarte (a la que por error cambiamos el título llamándola consejera, lapsus que no pareció gustarle mucho) que, por favor, hicieran algo, que si no nuestro campo se muere y con él nuestras esperanzas.

Otras ponencias

De las intervenciones siguientes nos quedamos con lo dicho y expuesto por la citada Directora General de Desarrollo Rural del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Según sus palabras, España practica la agricultura más respetuosa y verde de toda la Unión Europea y, por supuesto, (esto le hizo gracia) la agricultura aquí es extensiva, no abusiva ni agresiva.

También se sintió contenta de estar en el Ministerio, dijo que era su casa y ella la anfitriona y aludió –ante nuestro ‘gravísimo ataque’– que de haber acudido a un emplazamiento neutral debería haberlo hecho con ‘casco y escudo’.

Hizo referencia a la inocuidad de la agricultura para las especies, incluida la perdiz roja, y lo hizo de la manera más científica y contrastada posible: en su pueblo nunca hubo avutardas y ahora se veían desde la carretera, argumento demoledor donde los haya.

El Presidente de la Federación Castellano Leonesa de Caza, tras ‘felicitarnos’ por nuestra iniciativa (creemos que de forma un tanto irónica) nos invitó a que trabajaramos con ellos de la forma que vienen haciéndolo en los últimos 38 años (en nuestra intervención lo calificamos de inmovilista y le invitamos a adherirse a nuestra Plataforma.)

Derecho a réplica

Pues bien, ya que allí no tuvimos oportunidad –debido a lo ‘apretado de la agenda’– de derecho a réplica, vamos a intentar –con estas aclaraciones a los medios de comunicación–, puntualizar nuestra postura haciendo hincapié en que sea considerada como una réplica destinada a acercar posturas y fruto de un pensamiento y unos principios de los que nos sentimos orgullosos.

A la Directora General nos gustaría decirle, en primer lugar y sin ningún tipo de acritud, que el Ministerio es su casa, faltaría más, pero también lo es la nuestra y la de cuarenta y pico millones de españoles, que somos los que mantenemos este tinglado con nuestros impuestos y el sufor de nuestra frente. Como servidor público, a nosotros se debe y de nosotros vive y depende, que nunca se olvide.

La agricultura española no es la más verde; de hecho, se transgrede de forma habitual algunos –muchos– de los más importantes preceptos europeos. Aquí se hace una agricultura extensiva, puede ser, pero si en un pueblo hay cincuenta agricultores extensivos y todos siembran lo mismo y en la misma época, la agricultura de ese pueblo se convierte en una agricultura ¡intensiva! Si, además, en la sementera utilizan semillas venenosas y para el control de plagas, venenos, además de intensiva es ¡agresiva!, y si, para colmo, no respetan los linderos, además de todo lo anterior, es ¡abusiva! y esto, le pese a quien le pese, es una prática habitual y generalizada… Hay excepciones, lógicamente, pero esto ha de quedar muy claro, y nuestro deber, no sólo como cazadores, sino como ciudadanos, es el de ¡exigir! a nuestros gobernantes una agricultura, no sólo suficientemente rentable, sino, además, sana, eficiente y segura, sobre todo con las especies cinegéticas de caza menor a las que está esquilmando.

Respecto a las avutardas y la carretera, le diremos que, si un día se anima, podemos ponernos unas botas, salir de la carretera e intentar censar otras especies, además de avutardas, sisones, terreros, gangas, perdices… Después calculamos la densidad óptima por hectárea y comparamos con los datos de nuestro censo o, mejor, se lee alguno de los estudios ya publicados y sacamos conclusiones.

Al Presidente de la Federación queremos decirle, sin ánimo de ofensa, que si, después de 38 años de trabajo (que nadie lo duda) en pro y en aras de nuestros cazadores, nuestras especies, y sobre todo nuestra perdiz, han llegado a unos niveles poblacionales que presentan mínimos históricos (en donde no han desaparecido), sólo queda argumentar dos posibilidades: o bien el trabajo, pese a ser mucho, no es suficiente, o bien la línea de trabajo realizada no ha sido la adecuada.

Al resto de la ciudadanía, a los cazadores de este país llamado España, queremos decirles, simplemente, que hasta que no seamos conscientes de cuál es nuestro poder, de que en la unión y en el trabajo está nuestra fuerza, ¡jamás! lograremos nada, debemos¡exigir! –no pedir ni solicitar, exigir– la presencia de un verdadero ente de representación de los cazadores, llámese asociación, federación u oficina, pero un ente que vele sin paliativos por los intereses de nuestro colectivo y por la salud de nuestros campos, un ente apolítico, un ente que no se doblegue ni sucumba ante el dinero ni otros intereses, un ente claro, limpio y transparente.

Respecto a los políticos, hagamos valer nuestro voto, ¡somos casi un millón de cazadores con familias!, varios millones de votos en potencia, ¡castiguemos a quien nos castiga y demos nuestro apoyo a quien nos ayude! La clase política, la nueva nobleza de la era moderna, no son sino funcionarios al servicio del pueblo, ¡no les regalemos esa grandeza, seamos dueños de nuestras vidas y escribamos nuestro futuro, es hora de emprender una ‘revolución’, es hora de que sepan quiénes somos!

Sabemos que estamos en un contexto histórico en el que, por primera vez, en muchos años, se nos ha abierto la puerta al diálogo y eso es mucho, pero no es suficiente. Queremos compromisos, por eso queremos trasmitirle a la Directora General, y al resto de su equipo, que sabemos de la complejidad y dificultad de su trabajo y que le brindaremos nuestra ayuda y comprensión, pero también que estaremos vigilantes, pues es su deber y nuestro derecho aunar los principios que nos encaminen hacia el verdadero equilibrio entre desarrollo, ecología y caza.

No podemos renunciar a ello, es hora de ser cazadores y, además, guardianes de un medio ambiente, un campo al que tanto debemos.

Fdo. Marcos Pedregal (SOS Salvemos la Perdiz Roja)”



Artículos relacionados


2 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Gregorio dice:

    Totalmente de acuerdo con lo escrito. Pero eso, que no solo se que de en un escrito, que todos los cazadores le demos un castigo a estos políticos de turno de una vez, es de la única manera de que aprendan y nos escuchen.

  2. José Enrique camarelles dice:

    Soy de los afortunados de haber conocido tiempos mejores en la caza y aplaudo toda iniciativa para proteger nuestra fauna autóctona un saludo para todos los que piensan como yo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *