Rececho de muflón con equipación Solognac y un final inesperado

La caza de gestión es el verdadero sentido de esta actividad y, con el fin de controlar las poblaciones de animales para mantenerlas sanas, en este caso intentaremos recechar un muflón.

Recechando muflones en abierto con Solognac

Redacción | En Cazaworld comenzamos el nuevo año con fuerza acercándoos lo mejor de la caza. Esta vez nos desplazamos hasta Muela de Cortes, en la Comunidad Valenciana. Allí intentaremos hacer gestión, junto a Carlos Aparicio, director comercial de Solognac en España, y Javier Solsona, monitor país y líder de rececho de la marca en nuestro país.

El día comienza calmado, la temperatura es buena y el viento nos está dando una pequeña tregua. Los cazadores hacen referencia a su marca eligiendo textiles y accesorios específicos para esta modalidad de caza, como el camuflaje sigilo, que como su propio nombre indica es silencioso, algo fundamental en cualquier rececho, donde es importante que podamos observar sin ser vistos.

La joya de la corona de este rececho, en cuanto a textil se refiere, es sin duda su Polar 900, que está fabricado con un 60% de lana reciclada además de incorporar un sistema anti-olor que nos permite no ser detectados por los grandes mamíferos.

Los protagonistas, Carlos y Javi, llegan a un cerro donde avistan un grupo de muflones que anda a vueltas con sus perseguidores: «Nada más hemos coronado el primer cerrete había una pelota de muflones. Vamos a esperar aquí un poco, la caza en rececho es así, hay que esperar y buscar las buenas zonas», apunta Carlos.

Los productos de observación son claves en cualquier salida al campo y en la caza de rececho son un artículo imprescindible.

Recechando muflones en abierto con Solognac

Para este rececho, Carlos y Javi han confiado en la óptica Solognac, como los prismáticos 900 10×42, un prismático ligero y compacto que presenta una transmisión de luz superior al 90% y que nos permite localizar e identificar a los animales a gran distancia. Observan un macho que entra dentro de lo buscado y Carlos se dispone a disparar. Javi le indica la distancia de tiro con el telemetro Solognac, con el que puedes medir hasta una distancia de 800 metros. Son 300 metros los que les separa de la pieza. El viento vuelve hacer presencia con fuerza y el tiro va a resultar más complicado. ¿Conseguirán su objetivo?


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.